¿Dónde se esconde la Literatura Infantil y Juvenil?

 hans_christian_andersen_gbLeer, visitar a algún amigo, disfrutar con una relectura, comprarme un buen pastel… son muchas las ideas que me rondaron por la cabeza al recordar que hoy, 2 de abril, se celebra el Día Internacional del Libro Infantil, una cita que conmemora desde 1967 el nacimiento de Hans Christian Andersen y que quería celebrar este año de un modo especial. Y sin embargo, al final, me ha dado por escribir este artículo de opinión sobre cómo veo el mundo de la literatura infantil (y, sí, voy a incluir en el término a la juvenil, aunque no la mencione en todo momento) como integrante que soy, de este extravagante mundo al que pertenecen los medios de comunicación.

 Y es que me he preguntado muchas veces dónde están escondidos los escritores e ilustradores infantiles y juveniles, por qué solo se les puede ver en bibliotecas, librerías, colegios, festivales, ferias del libro, entregas de premios o presentaciones literarias… por qué de vez en cuando tengo la suerte de encontrármelos en programas de radio (especialmente cuando llegan las fechas navideñas) o por qué, en algunas honrosas excepciones, también les veo aparecer muy de tanto en tanto en prensa escrita (aunque en Navidad también se hace evidente que están ahí, aunque no sepamos cómo han podido sobrevivir un año entero hasta esas fechas…).

Vale, es cierto que en periódicos y revistas cada vez se hace algo más relativamente sencillo toparse con alguno de estos autores (que me perdonen, porque muchos son amigos y colegas, pero lo fácil es que siempre sean los mismos y haya cientos olvidados, o eso creo yo…), porque la prensa escrita suele tener secciones semanales dedicadas a lo literario (bueno, quizá se les olvide lo infantil y juvenil casi siempre, pero lo tienen… el hueco, digo) y que la radio es un oasis en el desierto en el que cada vez hay más espacio para la literatura, sí, incluso la infantil y juvenil. Aún son pocos los programas en cadenas nacionales, pero bueno, algunos hay por ahí (como la maravillosa Estación Azul de los Niños, por poner un ejemplo de buen programa) y sin embargo… me sigue faltando presencia y, sobre todo, continuidad. Es muy difícil que los niños y los jóvenes conozcan a aquellos que van a tener que leer… a veces es difícil incluso encontrar quiénes son por internet (y lo dice alguien que busca biografías a menudo).

 Y llegamos al meollo de la cuestión, el ítem de la presencia en nuestra sociedad, el sumun del modoNiños viendo la Televisión de llegar al ciudadano medio: la televisión. Sí, sí, la televisión, ¿por qué no hay autores infantiles y juveniles en la televisión?, ¿por qué no hay programas dedicados en exclusiva a estos autores o por qué no existen pequeños espacios para ellos en otro tipo de programas que ya están por ahí? Porque, aunque sepamos que internet es el presente/futuro y que la radio y la prensa escrita están ahí para lo que haga falta, no nos engañamos, el medio que gobierna por encima de todos (como diría el bueno de Tolkien) es la televisión, ese bendita ventana al mundo que sirve para ensalzar personajes y crear (o ahuyentar) mitos de toda clase y condición.

 Me pregunto si la aparición de un autor cualquiera de literatura infantil y juvenil o de un ilustrador o de un editor o de un traductor en programas que se acercan al gran público a diario no ayudarían más a la difusión de la LIJ mucho más que cualquier actividad de Fomento de la Lectura propuesta por el Ministerio de Educación de turno… bueno, no me lo pregunto, lo afirmo en realidad. Y es que, la mayor parte de esas actividades (o todas) terminan formando parte de las actividades del público ganado de antemano. ¿Quién va a un festival o a una feria del libro a ver a un escritor que no ha leído?, ¿quién se acerca a una biblioteca a conocer a un ilustrador cuyas imágenes no ha disfrutado nunca? O ¿quién va al cole si no es el autor que te ha tocado leer?, ¿para qué vas a ir a una presentación literaria si no te gusta la lectura? Es bueno el Fomento de la Lectura y creo que todavía debería haber muchas actividades y campañas más que las que hay, pero no dejo de repetírmelo, estoy seguro de que un minuto de televisión, aunque me duela decirlo, hace mucho más que horas en la radio o que una estupenda sesión de cuentacuentos. Bien aprovechado y repartido podría convertir a los creadores en las estrellas que los niños y jóvenes quisieran conocer y a quiénes pretendiesen emular.

Día del Libro Infantil 2015 No estoy pidiendo que quiten a cantantes o a actores o a presentadores geniales… pero sí que pido que, de tanto en tanto, se invite a la televisión a escritores e ilustradores de LIJ, al menos a aquellos que no sean presentadores o periodistas, a colaboradores de los programas, a famosos a los que les entra la vena creativa… en fin, ya me entendéis. Si queremos tener un país donde se lea, tenemos que conseguir que los escritores sean personajes a los que adoren los lectores y que conozcan incluso aquéllos a los que los libros les parecen desiertos imposibles de transitar. No estoy pidiendo que los autores de LIJ sustituyan a los héroes populares de hoy, estoy pidiendo que los integremos dentro del colectivo que lo es, porque sería una estupenda forma de acercar a nuestros pequeños a la lectura.

 Es muy triste lo que ocurrió hace unas semanas con Montserrat del Amo, quizá una de las autoras más grandes que ha dado hasta la fecha nuestra LIJ, cuyo fallecimiento ha pasado prácticamente inadvertido para todo el mundo externo al círculo literario. Hace años vivió en España una autora igual de grande (o más) que ella, una tal Gloria Fuertes, lo mismo la recordáis de algo aunque no la hayáis ni leído nunca, una poeta y narradora a la que conocían todos los niños y niñas de nuestro país y que fue una figura televisiva de primer orden.

 Cierto, no se pueden crear formatos como los de antaño, ni nosotros somos los mismos ni la forma de pensar es laGloria Fuertes que era, hemos cambiado de manera radical, somos muy diferentes a quiénes fuimos en los años ochenta pero, ¿no tenemos grandes creativos en nuestros medios?, ¿no tenemos incluso mejores autores que los que tuvimos?, ¿productos y personajes mucho más atractivos?, ¿es que no hay nadie capaz de crear un formato que nos haga disfrutar de nuestros artistas o que los incluya entre los invitados en formatos ya existentes? Porque digo LIJ, pero esto podría referirse a científicos, escultores, filósofos… es muy triste que un presentador de televisión te cuente que si lleva a un director de orquesta tiene mucha menos audiencia que si lleva a un actor de segunda o a un personaje del corazón… y más triste aún es que nadie haga nada por evitarlo o por cambiar esta situación. Si queremos un país de personas cultas e inteligentes, empecemos cambiando a nuestros héroes o multipliquémoslos con aquellos que, también, merecen la pena.

 En fin, quizá solo sean cosas mías, quién sabe…

Javier Fernández

@Castillos_Aire

1 Comment on ¿Dónde se esconde la Literatura Infantil y Juvenil?

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Hoy, al menos en la tele, solo en “Página 2” hay un pequeño espacio dedicado a la literatura infantil y juvenil pero nada más. No entiendo por qué se le tiene tan olvidada cuando es básica, Hay que darla más a conocer y darle toda la importancia que merece.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: