Entrevista a Anabel Botella, por Daniel Blanco

foto tres cantosAnabel Botella –medio murciana, medio valenciana- es una de las autoras de literatura juvenil e infantil más contundentes y más prolíficas del panorama nacional. Por ponerles un ejemplo, el año pasado publicó nada menos que tres novelas: Dead7, Crónica de los Tres Colores y El Enigma del cuadro robado. Y promete más sorpresas pronto. Anabel Botella estrena 2016 con la noticia de la segunda edición de su novela Ojos azules en Kabul, la espeluznante historia de Saira, una niña rubia y de ojos azules, que vive en Afganistán, de donde querrá escapar cuando entra en su vida Ramin, un cruel talibán. Desde El Alijo la felicitamos. Has tocado el género romántico, negro, de intriga y misterio, incluso fantasía. ¿Por qué es especial Ojos azules en Kabul? Es difícil elegir una novela entre todas las que he escrito, aunque tengo que decir que Ojos azules en Kabul es muy especial para mí. Lo es por ser la primera obra realista a la que me enfrentaba, una historia para la que me tuve que documentar bastante. Esta historia me puso a prueba como autora. Hasta que no me puse con ella pensaba que no iba a ser capaz de escribir algo así. Todas las anteriores novelas que había escrito eran de corte fantástico y podía inventar lugares, así como seres fantásticos. En cambio, con Ojos azules en Kabul quería contar cómo sería la situación de una niña que en occidente no llamara la atención, pero sí tendría dificultades en un país como Afganistán. Tenía que atenerme a unos hechos históricos, a una realidad que no puedo cambiar. Y mientras la escribía, lloré mucho por todas esas mujeres que están silenciadas. Cuéntanos cómo se te enciende la bombilla, cómo es ese momento en el que la historia aparece ante ti. La idea surgió después de que se fallara un premio literario al que me había presentado y no gané. Quería volver a intentarlo, pero quería hacerlo con una historia que mereciera la pena. De ahí surgió la idea de una niña rubia, con ojos azules y piel muy blanca que había nacido en un momento de la historia de Afganistán muy importante. Aunque antes de ponerme manos a la obra tuve que documentarme muy bien para situar la historia en una ciudad que no conocía. Durante unos meses estuve planificando la historia, los personajes y una vez que tuve claro qué quería contar y cómo hacerlo, me puse manos a la obra. Tengo que decir, que en este proceso, también fue importante el correo que recibí de una editorial que se interesó por mi obra. Quería publicar una novela realista y como no tenía ninguna, escribí esta historia de Saira. Finalmente Ojos azules en Kabul se publicó con otra editorial que apostó por ella desde que la leyeron. La historia tiene unas partes durísimas con las que es casi imposible no llorar. ¿Cómo abordaste tú esas escenas? Ojos azules en Kabul es la historia de una niña de ocho años. Todo lo que ocurre se ve a través de su mirada, de la inocencia de una niña que aún cree en los cuentos que le cuenta su abuelo, hasta que se enfrenta a la dura realidad. En realidad, Saira no sabe lo que ocurre en su casa, pero el lector sí que lo sabe. En este caso prefería que fuera el lector quien sacara sus propias conclusiones, que se imaginara cómo era la situación antes que mostrar la cruda realidad. Quería huir del morbo, ya que había algunas escenas que resultaban crudas para encima incidir sobre ellas. Por otra parte tiro mucho de mis sentimientos, de ponerme en la piel de mis personajes. Quizá sea un defecto o una virtud de ser actriz. No puedo separar mi parte actriz de mi parte escritora. Ambas van unidas de la mano. Las críticas de la novela son fantásticas y además, provienen de lectores muy dispares. ¿Cuál es el truco para gustarles a jóvenes y a adultos? ¿Truco? Ni idea. Eso lo tendrán que contestar los lectores. Cuando leo una novela me gusta que me emocione, que me toque el corazón. Esto mismo es lo       que quiero intento hacer en todas las historias que escribo. Otra cuestión importante es que la novela que estoy escribiendo me emocione a mí. Si no lo hago yo, difícilmente lo hará con el lector. Yo soy mi lectora más exigente. Desvélanos algún secreto de Ojos azules en Kabul, anda... Alguna anécdota o alguna curiosidad. Muchas veces había escuchado aquello de que la realidad superaba la ficción. Con esta novela me pasó justo esto. Por las circunstancias, OJOS AZULES EN KABULSaira sale de Kabul para ir a vivir a Valencia. Cuando planifiqué la historia me la había imaginado mucho más peliculera de cómo tuve que escribirla al final. Una vez que me puse a investigar, tuve que desechar mi primera idea y tomar el único camino que me quedaba si me quería atener a la verdad y dejar la ficción para mis novelas de fantasía. Saira llega a España de la única manera que puede hacerlo. No hay otra posibilidad. ¿Qué le dirías a alguien que tiene dudas sobre si leer Ojos Azules en Kabul? Cuando he dado charlas a chicos en un instituto siempre les he lanzado la misma pregunta: ¿serías capaz de coger un segundo tren que pasa por tu lado o lo dejarías escapar por miedo? Casi todos los chavales me decían que cogerían el tren, pero claro, hay excepciones como las de nuestra protagonista, una niña, y más tarde adolecente que no puede superar todo el dolor que le persigue desde hace años. Hay un momento en el que se tiene que enfrentar a esta pregunta y decide pedir ayuda. Y de esto habla la novela, de que las segundas oportunidades existen, de que solo tienes que coger la mano de aquel que te la tiende, de que en alguna ocasión todos hemos sentido miedo. Por último les diría que el final de la novela es tan bonito, que aún me emociono cuando lo leo, y eso que yo lo escribí. ¿Volverás a este género realista, a estas historias con peso, para concienciar a la gente? Sí, claro que sí. De hecho tengo una novela en el cajón que creo que es mi historia más personal. En ella saqué mucho dolor y me sirvió de terapia. ¿Crees que es necesaria una literatura juvenil con valores? Sí, creo en la literatura juvenil con valores, que no moralista. Odio esas novelas con un cierto tufillo a decirte cómo debes actuar, cómo debes sentir y cómo debes pensar. En este caso creo que toma a los lectores por idiotas, e insultan su inteligencia. En cambio, las historias con valores invitan al lector a reflexionar, y esta es la gran diferencia. ¿Cuáles son tus límites a la hora de escribir juvenil? ¿Hay temas que no tratas? No me pongo límites. Siempre escribo lo que me gustaría leer. Si tengo que mostrar violencia en una novela, lo hago, como si quiero hablar del maltrato hacia las mujeres en otros países del mundo. Si yo me cortara a la hora de escribir sobre ciertos temas no sería honesta con los lectores ni tampoco conmigo misma. Otra cosa es que a los editores les guste y quieran publicarla. Adelántanos algo de tus nuevos proyectos... Puedo decir que para este año 2016 varias novelas verán la luz, una de ellas se titula Fidelity, como la canción de Regina Spektor.   Daniel Blanco @_DanielBlanco  

1 Comment on Entrevista a Anabel Botella, por Daniel Blanco

  1. Me encanta todo lo que escribe Anabel pero si tuviera que elegir me quedaría con Ojos azules en Kabul y Como desees (que fue la novela por la que la conocí) y ahora espero con ganas Fidelity 🙂

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: