Entrevista a Daniel Ojeda

Dani ojedaConocí a Daniel Ojeda cuando él tenía diecinueve años y yo unos cuantos más. Desde entonces se ha convertido en un hermano pequeño para mí. Recuerdo que fue en la primera quedada bloguera que hubo en Madrid, la que organizó Alba Uriz, del blog de Letras y Escenas, y ambos hacíamos cola para que nos firmaran nuestros autores favoritos. En este caso se trataba de Lucía González Lavado. Daniel iba acompañado de dos grandes blogueras: Eva Rubio y Rocío Muñoz (Juvenil Romántica), y ahora también autoras. Me hizo gracia que me entregara una piruleta en forma de corazón, y este detalle que en apariencia no tenía importancia, nos ha unido desde junio de 2009. Después llegaron nuestras conversaciones por teléfono, nuestros abrazos en Madrid, nuestra pasión por Adele y sus sonrisas eternas hasta día de hoy.    1―. ¿Quién es Daniel Ojeda, qué hay detrás de esa mirada tan tierna que me conquistó hace ya unos años? Antes de nada quiero agradecerte el estar aquí y todo el cariño que me regalas siempre que nos vemos. Estas palabras y esta entrevista, es impresionante. Supongo que Daniel Ojeda sigue siendo ese chico que te regaló la piruleta, pero con muchas cosas aprendidas, pero como él sigo viviendo en la misma ciudad que me apasiona y con sueños en la cabeza. Tengo 24 años, me tatúo siempre que algo tiene tanta importancia para mí como para hacerlo, adoro las historias de amor y me gusta contarlas. Creo ciegamente en que somos muy distintos en cada momento de nuestras vidas y tenemos muchas partes de nosotros en nuestra historia real, así que soy esa suma de todos los Daniel Ojeda que soy tanto antes, como ahora y como los que seré. Ahora más que nunca disfruto de los pequeños momentos, de las personas bonitas como tú, de mi familia, de lo que realmente me gusta hacer y de cada instante que más tarde puede servir para plasmarlo en el papel, o no... Después de toda esta intensidad, supongo que sigo siendo yo. Jajaja. 2―. Esta es tu primera novela, una historia que llega directa al corazón y que nos atrapa desde la primera página, pero ¿cómo surgió la idea de esta novela, de una protagonista como Babia? Si de algo estoy orgulloso es de que Cómeme si te atreves sea mi primera novela, porque por muchos motivos es muy especial para mí. Babia aparece en mi cabeza en el momento en el que más la necesito, yo pesaba 96 kilos y odiaba lo que veía en el espejo, es ahí cuando empiezo a escuchar la voz de una chica que tenía mucho que contarme. Tardé un año en escribirla, pero es otro año el que ella está en mi cabeza mientras vivo y aprendo. Ella me enseñó a vivir mucho mejor, a quererme y a todas esas cosas que en algún momento todos olvidamos. Me gusta pensar que yo también le he enseñado algunas cosas. Cuando termino el libro peso 57 kilos, mi vida cambia en muchos aspectos y tanto Babia como yo somos personas distintas. Pero seguimos siendo los mismos al fin y al cabo. Creo que quería mandarme un mensaje a mí mismo y lo hice creando una historia de ficción con lo mejor de mi mundo. Recuerdo que una muy buena amiga me dijo que tenía que contar la historia de Babia, me animó hasta el final, y lo que al principio era una protagonista con mucha verdad en mi cabeza se terminó convirtiendo en su historia.    3―. Para mí está claro que Babia no es la típica protagonista dentro de la literatura juvenil y quizá por esto llega tanto. Es sarcástica y directa, aunque también es tierna. Gasta también una talla 44, un detalle que muchas lectoras agradecerán porque se sentirán reflejadas en ella. ¿Crees que es 33103necesario que haya muchas más protagonistas como ella? Creo que el tema del peso hay que tratarlo con naturalidad y eso es lo que intento hacer con el libro, pero por manías no quise aclarar en ningún momento la talla de Babia. Me gustaba que cada lector se la imaginase de una forma, así como tampoco quería que se les viese las caras a Daniel y Babia en la cubierta.  Sí hay un diálogo en el que unas chicas que la odian hablan de la talla que usa, sin saberlo realmente. Pero Babia es una chica gorda y se presenta como tal, sin más. Quería crear un personaje complicado, porque lo somos. Con matices, que se negase, que se llamase mentirosa en algún momento de la novela y que fuese una montaña rusa de emociones. Quería escribir la historia de una chica completamente normal pero con un tono peculiar. Sí, creo que es necesario tener más como ella. Sentir a la protagonista cerca, imperfecta, a veces correcta y otras no tanto, que aprenda y que por otro lado evolucione. Me encanta estar leyendo un libro y sentir esa sensación que te lleva a pensar que el personaje que maneja la historia existe y podrías encontrarlo en cualquier momento.    4―. El título de la novela me parece muy acertado, ¿qué nos puedes decir de él? ¿Somos capaces de dejar atrás nuestros miedos? Tengo una obsesión con los títulos, no puedo ver el documento con el título en blanco, necesito llamarlo de alguna forma desde el principio. No tenía y estaba por mi casa pensando en como podía llamarlo, ahí entra mi hermana que me dice ¿Oye y porqué no Cómeme si te atreves? Pensé que era perfecto, es una declaración de intenciones y habla muchísimo de la personalidad de Babia. No podía ser otro, de verdad. Sí, sí y sí. También creo que los miedos vuelven antes o después, pero igual que lo hacen también vuelven a irse en cualquier momento. Esta es una pregunta que me planteo muchas veces, tiemblo al pensar en la de cosas que nos perdemos por nuestros miedos, por eso me encanta esa frase de La Cenicienta Moderna que tiene su importancia en el libro: "Que el temor a fallar no te impida jugar" Aunque sea difícil creo que hay que luchar por dejar atrás nuestros miedos y disfrutar lo máximo posible.    5―. ¿Crees en las segundas oportunidades? Si te soy sincero no siempre. No creo en las segundas oportunidades si la otra persona te hace daño y es irreparable, si la relación de amistad o amor es tóxica o si simplemente no te sientes agusto con esa persona. En el caso de Babia y Daniel Creek sí creo en las segundas oportunidades, porque lo que hay entre ellos es muy bonito, pese a que muchas veces hayan intentado transformarlo en otra cosa. Creo que tenemos que pensar en si esa segunda oportunidad merece la pena y en si queremos quedarnos con el "Y si..." en el cuerpo. Si lo hacemos y fallamos, nos volvemos a levantar. Siempre hay que hacer lo que uno sienta por lo que es una decisión muy personal. 56439  6―. ¿Cómo estás percibiendo la acogida de tu novela? Hace unos días le decía a una amiga que si los comienzos son así, me quedo con ellos. Estoy muy feliz con la acogida, el cariño de los lectores y los mensajes. Es la parte más bonita de que algo tan personal como lo es un libro pase a ser también de todas las personas que lo ven en una librería. Hay que seguir aprendiendo, escribiendo y viviendo por otro lado, pero esto es un abrazo inmenso.    7―. ¿Nos podrías hablar de alguna anécdota de la novela a la hora de escribir o alguna escena que se quedó por escribir o se suprimió? Pues como tú sabes son muchas cosas las que se te pasan por la cabeza al escribir y al final no salen, por ejemplo en algún momento pensé en ahondar en el tema del incendio en el que Babia pierde a sus padres, pero realmente para Babia después de tantos años no tenía tanta importancia como para profundizar demasiado en el tema. Veía más interesante tocar a veces un poco el que hubiese crecido sin ellos o lo que significaba Gloria para ella. Lo que recuerdo con más cariño es cuando estaba corrigiendo la novela con mi editora y nos damos cuenta de que el kilómetro cero de Madrid ha desaparecido. Casi me da un ataque. Días más tarde volvió bastante más limpio y yo me quedé tranquilo, ya que una de las escenas de Cómeme si te atreves tiene lugar ahí como homenaje a Stephanie Perkins y Un beso en París.  
http://iamheremagazine.com/wp-content/uploads/2016/03/Daniel-Ojeda.jpg
http://iamheremagazine.com/wp-content/uploads/2016/03/Daniel-Ojeda.jpg
 8―. Si tuvieras que vender a alguien tu novela, ¿qué le dirías para convencerlo? ¿Alguna vez has recordado tanto a alguien que te habría gustado manejar el tiempo como si tú fueras una máquina que te permite viajar en él? En Cómeme si te atreves no hay de esas, por eso habla sobre echar de menos, besos a tiempo, encuentros el último verano que se convierten en toda una noche encerrados en una piscina o ese momento en el que dejamos de pensar y lo hacemos. Arriesgamos todo por un amor que creemos perdido. Para mí Cómeme si te atreves es un cambio de piel, nostalgia, infancia y futuro con los menos miedos posibles. Espero que si decides leerlo te abrace fuerte. Hola Anabel, de nuevo, es que teníamos visita. Jejeje.    9―. Este es un género en el que te sientes cómodo, ¿te atreverías con otro? Me siento muy cómodo en este estilo y en principio no creo que toque otro, tampoco descarto nada. Lo que tengo en la cabeza es amor, con distintos temas, pero siempre el papel más importante lo juega el amor.    10―. ¿En qué estás ahora mismo? Cada vez estoy más sumergido en lo siguiente y es la historia de Helena, la prima de Babia. No es una segunda parte, pero quería hacer otra novela que estuviese unida por los personajes. Aún no puedo contar mucho pero con ella quiero tratar otras cosas que están en mi cabeza y profundizar en ese momento en el que hemos cambiado pero seguimos sin encontrarnos por el miedo a volver a ser lo que éramos. Y de muchas cosas más. Me encanta volver a encontrarme con ella porque es un personaje que me encantaba encontrarme página a página.    11―. La portada llama mucho la atención y dice mucho de Babia y Daniel, ¿de quién es? La portada es de Jennifer Llorente Iglesias, es su primer trabajo en el mundo editorial y me parece impresionante. Es muy fácil trabajar con ella y creo que sabe leer mi mente a la perfección, es tal y como la imaginaba. Creo que refleja muy bien lo que quería transmitir con el libro. Estoy muy, muy contento.   Muchas gracias por contestar estas preguntas. Ya sabes que te deseo todo lo mejor, y que esta es la primera novela de muchas. No lo dudes porque esto no ha hecho más que empezar. Ah, se me olvidaba, tenemos pendiente un concierto de Adele. Algún año iremos y lloraremos y cantaremos juntos.   Ay, mi Anabel. Gracias por esto y por todo lo demás. Seguimos y con toda la fuerza del mundo, en más historias, en Madrid, en un concierto de Adele... Mahalo (Gracias en hawaiano) por estar y por creer en mí con la fuerza de un sueño. Anabel Botella @anabelbotella

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: