Entrevista a Ledicia Costas

Este año el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil ha sido para la escritora viguesa Ledicia Costas, que siempre escribe en gallego “por pura militancia y defensa de la lengua gallega” y que no ha necesitado estar traducida para merecer el premio con uno de sus últimos libros, “Escarlatina, a cociñeira defunta”, un libro que aborda la Muerte y quela hace llegar con una sonrisa y mucho humor a todos los lectores a partir de los 11 años. Ledicia es poeta, novelista en solitario (o en compañía” y ha recibido múltiples galardones a lo largo de su carrera literaria, el libro premiado con el Nacional ya recibió el año pasado el Merlín de Literatura Infantil y fue incluido en la Lista de Honor del IBBY para 2016. Y tenemos la suerte de charlar con esta escritora tan genial para todos los lectores de El aLIJo. Ledicia Costas 3-Ledicia, tú ya has publicado novelas propias, poemas, novelas en conjunto… has ganado varios premios literarios de importancia, pero, ¿siempre en gallego? Siempre, claro, mi idea es defender la lengua gallega y desde mi idioma salir al exterior, esa es mi idea, es militancia pura. En noviembre Anaya lo va a llevar a librerías de toda España en castellano, pero una prueba de que se podría leer en gallego es precisamente el Premio Nacional, comentaban personas del jurado que una de las bondades del libro es que era fantástico que se lea en gallego y poder entenderlo perfectamente. Incluso se ha hecho la prueba con niños. -Oye, y aunque la literatura gallega sí que nos llega al resto de España de tanto en tanto, escribiendo en gallego y publicando en Galicia… ¿no te sientes un poco como la ganadora del Nobel? Jeje. La verdad es que una de las cosas que más me impresionaron es poder ganar el Premio Nacional con una obra en gallego, es una gran noticia para Galicia. Hasta ahora teníamos 4 premios nacionales en Galicia, cuatro autores muy consagrados tanto en Galicia como fuera. Para mí es una proyección muy importante, claro que sí. -Tu novela tiene una pinta estupenda… “Escarlatina, a cociñera defunta”… ¿nos cuentas de qué va? Bueno, es una novela macabra donde se vincula el mundo de la gastronomía con el mundo de la muerte y es una obra, creo, muy divertida, por lo menos los niños y las niñas que lo leen dicen que lo pasan de maravilla. Es un intento de desmitificar un poco todo el peso que tiene la muerte. Y hablarles a ellos del mundo de la muerte de una manera muy divertida. Al final lo que hice fue construir una ruta gastronómica por el mundo de los muertos. -Juegas con la muerte y con lo tenebroso, aunque sea con mucho humor, con la cocina de por medio… ¿siendo gallegaLedicia Costas 2 esto es algo más fácil? Claro, jeje. Lo cierto es que en Galicia tanto del mundo de la Gastronomía como el mundo de la Muerte hay una tradición muy potente, muy interesante y muy importante. Entonces me parecía que podía resultar y  mi intención también era crear dos libros en uno, que fuese además un libro atractivo como objeto. Y además de las aventuras de Escarlatina es un recetario de cocina, hay 12 recetas de cocina que van al final de cada capítulo, al final hemos hecho un dos por uno. -¿A qué público está originalmente recomendada la novela? A chavales de 10, 11 y 12 años, lo que pasa es que al final se abre mucho el rango y he visitado institutos de educación secundaria, coles de primaria… de todos modos lo puede leer cualquiera. El otro día una conocida me comentaba que su madre de 85 años se había leído el libro, se lo había pasado pipa y se lo había dado a leer a las amigas. -Supongo que eres de la opinión de que con los peques se puede de hablar de todo si se encuentra el tono adecuado. Esa es una de mis máximas, claro que se puede tratar cualquier tema, el problema es encontrar el registro adecuado y un lenguaje próximo a ellos pero, claro que sí, creo que en literatura no puede haber barreras, tiene que ser un ejercicio de libertad. -En el jurado del galardón estaban César Mallorquí y Diego Arboleda, entre otros muchos grandes autores… ¿cómo sienta el encontrarse en un listado en el que, por ejemplo, están estos dos estupendos escritores? Impresiona. Impresiona bastante. De hecho, cuando recibí la llamada del Ministerio de Cultura mi reacción fue preguntar “¿pero esto es en serio?” Porque bueno, intento leer los premios nacionales cada año. De hecho “Prohibido leer a Lewis Carrol” me parece una obra fantástica, muy coral, muy completa y claro, la reacción es no estar segura de si era en serio. Aún estoy muy emocionada y, bueno, lo estoy Ledicia Costas 4digiriendo, pero estoy muy, muy feliz. -Eres poeta… ¿la poesía hace que tu prosa sea muy diferente? No sé si diferente, pero sí que me gusta transitar entre lo lírico y lo narrativo, acostumbro a experimentar. Da igual que esté escribiendo para el público adulto o para el más joven siempre intento que el registro lírico esté presente. -¿A quién le recomendamos leer esta “Escarlatina, a cociñera defunta”? Si digo que a todo el mundo quedo fatal. Pero por la experiencia vivida en Galicia al público en general. De hecho, de lo más gratificante que he recibido con este libro son comentarios de niños que me dicen que este es el primer libro que se han terminado porque es por fin un libro que me gusta de verdad. Y recibir este tipo de mensajes todos los días tres o cuatro veces, al final te lo acabas creyendo… Javier Fernández Menudo Castillo @Castillos_Aire  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: