Fabolous Books Investigation: Escocia Literaria

CIUDAD: Edimburgo

AGENTES FBI: Fer Alcalá. Y la lechuza.

MOTIVO DE LA INVESTIGACIÓN: Cuando le das la bienvenida a una lechuza en tu balcón, sabes que no puedes ignorarla. Mucho menos cuando lleva una carta a tu nombre Si en la carta pone que la sigas, que es urgente que vayas a Escocia, tú no haces preguntas y la sigues sin rechistar. Probablemente haya todo un aLIJo que descubrir…

INFORME:

Foto 1Lo primero de lo que te das cuenta al llegar a Edimburgo es que hace frío. Siempre lo olvidas. Es cierto que esta es la primera vez que vas a Escocia siguiendo a una lechuza pero no es la primera vez que vienes y, como siempre (y esta vez, todo sea dicho, también por las prisas porque la lechuza estaba siendo muy insistente) no vas preparado para esa corriente heladora de viento que trepa por cada una de sus calles y callejones y que se te mete en el cuerpo a través de la ropa. Necesitas un café. Eso tampoco es novedad porque siempre necesitas café; pero en este caso se trata de una situación urgente y, ante todo, prioritaria. No quieres perder tiempo (a fin de cuentas, te encuentras en medio de una investigación para el aLIJo) pero la lechuza te mira fijamente (porque las lechuzas siempre miran fijamente) y al instante sabes que tienes que ir es a The Elephant House(George IV Bridge, 21), uno de los sitios que aparecen en la lista de la lechuza. En The Elephant House podrás tomar café y, además, investigar. Lo que se dice «optimización de tiempo y recursos»; por algo eres un investigador del aLIJo. Así que te plantas en The Royal Mile y justo al cruzar el puente George IV lo encuentras. The Elephant House es una de esas cafeterías Foto 2acogedoras donde, aparte de tomar café, podrás tomar cookies enormes de chocolate y avellanas, o cualquier cosa apetecible a cualquier hora del día y sentarte en una de sus mesas con vistas al cementerio de Greyfriars.

Cuando entras y dejas que su atmósfera acogedora te arrebole las mejillas, te das cuenta de que hay algo que no encaja. Estas en una cafetería en Edimburgo como cualquier otra de las cafeterías de la ciudad y, sin embargo, en esta hay demasiada gente haciendo cola. Y cuando piensas en la palabra «demasiada» eres muy consciente de que te estás quedando corto, mucho más cuando la gran mayoría de las personas que hacen cola llevan bufandas a rayas granates y amarillas o azules y blancas o verdes y grises y te das cuenta de que, claro, ahora comprendes la razón por la que The Elephant House aparecía en la lista: se cuenta, se rumorea (aunque los dueños de la cafetería afirman que es rotundamente cierto) que J. K. Rowling escribió gran parte de las primeras novelas de Harry Potter sentada en una de las mesas en las que estás a punto de sentarte. Por eso no te sorprende que haya tanta gente ataviada con los uniformes de Hogwarts, que lleven sus ejemplares de Harry Potter o que porten varitas en los bolsillos de sus abrigos. The Elephant House se ha convertido en lugar de peregrinación para todo fan de la saga de J. K. Rowling que se precie y tomarse un café en una de sus mesas es algo obligado para todo el que crea en la magia.

Mientras das sorbos de tu café, piensas que no deja de resultarte curioso que J. K. Rowling comenzara escribiendo en esta humilde cafetería y que la última parte de su saga la escribiera en una de las habitaciones del hotel Balmoral (Princes Street, 1), uno de los más caros de la ciudad y del que has podido ver su lujosa fachada al llegar.

The Writers Museum
The Writer's Museum

Sin embargo, por mucho que estés disfrutando del café, acabas de comenzar la investigación y, a pesar del frío, no puedes dedicarle más tiempo a disfrutar de la atmósfera de la cafetería (además, la lechuza está dando con el pico contra el cristal de la ventana y no quieres hacerla esperar) así que te envuelves en tu bufanda de Ravenclaw y sales a explorar. Coges la carta que guardas en el bolsillo y encaminas tus pasos a otro de los lugares que aparecen en la lista. En el primero te ha ido bien y has descubierto parte del aLIJo, así que te dejas guiar por tu instinto, vuelves a la Royal Mile y cruzando un estrecho callejón llegas al museo de los escritores, The Writers’ Museum(Lady Stair's House, Lady Stair's Close, Lawnmarket), dedicado a Robert Burns, Sir Walter Scott y Robert Louis Stevenson, tres escritores muy arraigados no sólo a la ciudad sino a Escocia al completo donde encuentras sus manuscritos originales, la reproducción de los lugares donde solían escribir y hasta de la primera imprenta que se instaló en Edimburgo. También encuentras, como casi en cada museo del Reino Unido, una tienda ante la que tus ojos hacen chiribitas pero, una vez más, la lechuza picotea contra el cristal y sabes que es momento de continuar con tu investigación.

Foto 4
Monumento a Sir Walter Scott

New College on the Mound

New College on the Mound

Pero no es fácil. Edimburgo no es una ciudad excesivamente grande (tiene alrededor de medio millón de habitantes y prácticamente puedes recorrerla a pie) pero tiene tantos edificios emblemáticos y, sobre todo, tantos y tantos rincones fotografiables, que te pierdes, que te distraes; pero la lechuza no te deja, casi parece que es ella la más interesada en que descubras el verdadero aLIJo que esconden la ciudad y sus alrededores. Pasas por el monumento a Sir Walter Scott, uno de los escritores a los que estaba dedicado el museo que acabas de visitar y que preside Princes Street demostrando una de las razones por las que Edimburgo es una de las siete ciudades Foto 5literarias del mundo declaradas por la UNESCO. También pasas por el New College on the Mound, el edificio que inspiró a Fernando Alcalá para crear el colegio Dumas de Ne obliviscaris. Te das cuenta de que pasear por las calles de Edimburgo es casi sumergirte de lleno en Poliedrum, la novela de Rafael Ábalos, ganadora del premio As de Picas 2009 y en la que, con sus palabras, te hacía visitar una versión de la ciudad muy misteriosa, completamente cubierta por la niebla y no te sorprendes al recordar por qué cada año en agosto se celebra el Festival Literario de Edimburgo, ya que cada piedra rezuma literatura por cada costado.

Foto 6
Clarinda's Tearoom

Vuelves a tener hambre y esta vez no es necesario que la lechuza te diga nada porque sabes perfectamente que tienes que ir a Clarinda’s Tearoom(Canongate, 69), uno de tus lugares preferidos de la ciudad,  donde sirven los mejores scones, los mejores pasteles y donde te sientes casi como en una novela de Enid Blyton (aunque las aventuras que ella contaba transcurrieran en Inglaterra y no en Escocia). Clarinda era el apodo que recibió Agnes Maclehose, de quien se decía que Robert Burns estaba tremendamente enamorado.

Foto 7
Jekyll & Hyde

Mientras disfrutas de un pastel de ruibarbo y la lechuza te espera pacientemente, decides que irás a cenar al Jekyll & Hyde, un pub situado en el número 12 de Hanover Street que está ambientado como una casa victoriana y donde, por supuesto, detrás de una de las estanterías, tras una puerta secreta se encuentran los baños. ¿Quién no querría cruzar puertas secretas constantemente? Seguramente, el verdadero Doctor Jekyll, que se rumorea que vivió en Edimburgo y a quien inmortalizó R. L. Stevenson (que también escribió La isla del tesoro) en la novela El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, tuviera una de estas puertas para entrar a su laboratorio.

Foto 8
Grassmarket

Arthur's Seat

Terminas la primera parte de tu investigación descubriendo uno a uno los aLIJos a los que te va llevando tu compañera la lechuza. Estás tan concentrado que apenas sientes el frío mientras pasas por Grassmarket y descubres los ladrillos color terracota del refugio de mujeres del Hospital del Ejército de Salvación que inspiró a Paz Alonso para crear el orfanato de su novela 20millones3. Te dejas embelesar por las vistas del castillo desde Grassmarket y después avanzas hasta la estatua de Sherlock Holmes, que aunque sus aventuras se relacionen con Londres, se erige delante del lugar donde nació su autor, Sir Foto 9Arthur Conan Doyle, íntimo amigo de J. M. Barrie, autor de Peter Pan. Al atardecer llegas al Arthur’s Seat, una colina desde la que se puede ver toda la ciudad y cuyo nombre deriva del mismísimo Rey Arturo de la leyenda.

Es un poco tarde y el sol ya se ha puesto cuando te das cuenta de que tienes que bajar la colina prácticamente a oscuras y esta vez es la lechuza la que, picoteándote en el brazo, te indica que tiene hambre así que resuelves ir a cenar y acostarte temprano. Aunque la investigación ha ido bien, mañana será un día largo y todavía te quedan muchos aLIJos por descubrir, esta vez, en los alrededores de Edimburgo hasta llegar al famoso lago Ness.

Foto 10
Jacobite

Al día siguiente la lechuza te guía hasta el pueblo de Fort William, en las Tierras Altas. Al llegar reconoces algunos de sus rincones porque lo viste en la quinta película de la serie de Harry Potter. No puedes evitar sonreír. La lechuza, a pesar de todo, te conoce bien. Y tanto que te conoce bien, porque cuando llegas a la estación de ferrocarril y reconoces el tren que tienes delante, el Jacobite, vuelves a sonreír. Es el último tren a vapor de Escocia e inspiración del Hogwarts Express. Te sientas en sus mullidos asientos y suspiras de contento al darte cuenta de que tienes en las dos horas exactas que dura el viaje desde Fort William hasta el pueblo de Mallaig podrás sentirte como un personaje de libro.

Foto 11Acabas tu aventura, como no podía ser de otra manera, a orillas del Lago Ness, donde el mismo viento helador que soplaba en Edimburgo ahora te azota desde los cuatro puntos cardinales. Tienes que ponerte la mano como visera. Apenas puedes ver nada por el viento; pero tú quieres abrir los ojos, quieres… mirar. Absorber todo lo que hay a tu alrededor y, sobre todo, encontrar al misterioso monstruo que habita el lago. Miles son las historias que han contado las aventuras de los que lo han buscado. Tú sabes que las historias son eso, historias, pero cuando, de pronto lo que parece una ola se eleva más de lo normal y una sombra se cierne sobre tu cabeza, ya no estás tan seguro. Y mientras la lechuza os sobrevuela a ambos, a ti y a la sombra, piensas que a lo mejor las historias, los cuentos y las novelas son tan reales como los lugares que habitan.

Fer Alcalá

@ferlocke

Créditos de las fotos

Foto 1: "The Elephant House" by Stephen Montgomery from Kallangur, Australia - Ash with The Elephant HouseUploaded by Fernandopascullo. Licensed under CC BY-SA 2.0 via Wikimedia Commons

Foto 8: "Edinburgh 030" by Postdlf from w. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons –

Foto 9: "Arthur's Seat from Edinburgh Castle" by Kim Traynor - Own work. Licensed under CC BY-SA 3.0 via Wikimedia Commons –

Foto 10: "A Scottish Adventure- The Jacobite over Glenfinnan Viaduct" by 96tommy - A Scottish Adventure: The Jacobite over Glenfinnan Viaduct. Licensed under CC BY 2.0 via Wikimedia Commons -

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: