Reseña: Alma y la isla, de Mónica Rodríguez

ALMA Y LA ISLA Mónica Rodríguez, 2016 Ilustrado por Ester García Editorial: Anaya ISBN: 9788469808887 117 páginas Género: novela infantil (+10):  refugiados Info (sobre 5): Amistad: 5 Diversidad: 5 Romance: 0 Violencia: 0 Humor: 0 cubierta SINOPSIS Alma ha llegado del mar. Otto no entiende su idioma y, desde que está en su casa y le ha tenido que dejar su habitación, se siente desplazado. La atención de sus padres, su abuela y hermanos ahora se dirige a Alma. Y a Otto, el pequeño de la familia, esto no le hace gracia. A pesar de todo, la comunicación entre ambos irá más allá de las palabras  la amistad trascenderá la distancia que aparece en un primer momento. Gracias a la presencia de un amuleto, Otto entenderá mejor el origen de la niña que vino del mar. OPINIÓN Alma y la isla ha sido galardonado con el XIII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil y, desde luego, es un premio más que merecido. En unos momentos en que la realidad de los refugiados abandonando Siria y muchos otros países invade nuestras pantallas, no sabemos muy bien cómo explicar todo a los niños o cómo lo pueden estar viviendo ellos como espectadores de una situación tan difícil de comprender, y es por esto que esta novela es tan necesaria: nos puede echar una mano a la hora de explicar a los niños, sobre todo a aquellos de unos 10, 11 años, que ya razonan medianamente bien y pueden hablar de temas más profundos, sobre este drama que no cesa. En la novela conocemos a Alma, una niña negra que no puede comunicarse con sus rescatadores (llegó a la Isla en una patera y el padre de Otto la encontró medio muerta en el mar), pero encuentra un medio de comunicarse con Otto gracias a su amuleto. La relación entre los pequeños es muy real: primero muestra la negación de Otto a querer nada de ella, quizá por miedo, por resentimiento al tener que compartir a su familia con ella…, pero luego va evolucionando hasta convertirse en una verdadera amistad. El amuleto hace que Otto tenga unos sueños muy reales que le muestran la vida de Alma antes de tener que huir de su hogar, cómo ha perdido a su familia y cómo debe adaptarse a su nueva vida, lo que le hace intentar entenderla un poco más. El final es agridulce, no lo voy a negar, no acaba mal, pero no acaba como los lectores esperábamos que acabase (o por lo menos, yo quería que acabase así), lo que es una muestra más de la realidad y es que ¿por qué todos los libros deben contar historias felices? Los niños también deben enfrentarse a la vida para poder entenderla, y la vida no siempre es de color de rosa. No quiero terminar la reseña sin mencionar las maravillosas ilustraciones de Ester García, que nos hacen coger un cariño especial a todos los personajes, especialmente a esa Alma de vestido amarillo, que se nos quedará para siempre en el corazón. Elena Martínez Blanco @ayalguita Si te gusta el libro, puedes comprarlo aquí: Librería Serendipias

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: