Reseña: Animales de origami, de VVAA

Animales de origami VV.AA. Traducción: Lucía Azpeitia Ortiz Anaya ISBN: 978-84-678-7108-1 48 páginas Edad: A partir de 6 años. Género: Manualidades, educación primaria, familiar. Info (sobre 5): Amistad-0, Diversidad-0, Humor-0, Sexo-0, Violencia-0 Animales de origami SINOPSIS Un gato, una rana, una mariposa, un ratoncito… ¡Descubre el fascinante mundo del origami! Sigue las instrucciones paso a paso, da vida a todo tipo de animales y domina el arte de doblar papel. «Animales de origami» es un libro sencillo y claro, lleno de ilustraciones, para compartir buenos momentos en familia. RESEÑA Vaya por delante que soy muy aficionado al arte de hacer figuritas de papel desde hace años, así que suelo fijarme en este tipo de propuestas para iniciar a los más pequeños en esta disciplina. Una mala elección puede alejar a los niños de una afición que a mí me ha dado tantas satisfacciones y buenos momentos. Lo primero que me llamó la atención es que en el título se optara por el término origami en lugar de la más castiza papiroflexia. Y no porque tenga ningún tipo de prejuicio elitista, sino porque creo que abre la puerta para hablar con los niños de otras culturas y puedan conocer que el origami en Japón tiene un componente ritual del que carece nuestra papiroflexia, aunque, claro, siempre y cuando se tenga la curiosidad de informarse, porque en el libro solo se dedica una frase que explica que el origami es el nombre japonés de la papiroflexia y luego se limita a instruir sobre cómo hacer una serie de figuras. Como en otros manuales de este estilo, lo primero que encontramos son las instrucciones de plegado para poder seguir correctamente las explicaciones de cada una de las figuras. Diez son los animales que aprenderemos a hacer, explicados paso a paso y con apoyo de ilustraciones que hacen el proceso mucho más claro. Además, al final de cada explicación se incluye una fotografía de la figura acabada en un cuidado y artístico entorno. Este detalle me parece muy interesante. No pocas veces me he encontrado con una figura acabada y sin poder comparar mi resultado con algún modelo objetivo que pudiera servirme de referencia. Porque una ilustración, a veces, no es suficiente. Así que en ese aspecto, punto positivo. La edición está muy cuidada, el papel es de buena calidad y está lleno de colorido y de ilustraciones de apoyo que lo hacen muy atractivo para los niños. Además su tamaño lo hace muy cómodo y manejable. Recomiendo mucho este pasatiempo. Yo pasé mucho tiempo con mi hijo haciendo figuritas. Al principio, sobre todo con los más pequeños, puede ser un poco complicado y frustrante, pero con un poco de tesón y práctica (menos de lo que parece) se logran grandes resultados, trabajando a la vez la atención, la concentración y la psicomotricidad fina. Y tiene la ventaja de que el material que se necesita lo tenemos a mano en casi cualquier situación: Servilletas de bar, recibos de compra o de aparcamiento, hojas de cuaderno, en fin, cualquier trozo de papel es susceptible de convertirse en una pequeña figura de arte que causará la admiración de todos. Juanjo Grau @JuanjoGrau

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: