Reseña: Arman y la fábrica podrida, de Lluís Llort y Salvador Macip

ARMAN Y LA FÁBRICA PODRIDA Lluís Llort y Salvador Macip, 2015 Editorial: Anaya. Ilustraciones: Sergi Cámara Pérez. Serie: Soy un animal. ISBN: 978-84-698-0646-3 Páginas: 192. Género: novela (+10): Aventuras, humor, valores. Info (sobre 5): Amistad: 4 Diversidad: 3 Romance: 0 Violencia: 0 Humor: 4.  ARMAN Y LA FÁBRICA SINOPSIS Algo huele a podrido en la ciudad... literalmente. La fábrica de pintura apesta a varios kilómetros de distancia, y las autoridades no hacen nada por impedirlo. Cuando los animales del río empiezan a morir, Arman y sus amigos se ponen manos a la obra para desenmascarar a los responsables. Son solo unos niños, pero Arman cuenta con una ventaja: puede transformarse en todos los animales que toca. El protagonista, que ha descubierto los trapicheos de la fábrica de Bunderfraüden, está decidido a detener el desastre y salvar a los animales y las plantas de la ciudad. Para conseguirlo cuenta con la ayuda de sus amigos y de Tim, su lémur. OPINIÓN En esta segunda entrega de la serie Soy un animal, Arman, nuestro carismático protagonista, ése que se convierte en el animal que toca, ése que tiene especial debilidad por la amistad y por la justicia, ése al que reconocemos por su torpeza y por tener una padres investigadores clandestinos, se embarca ahora en una tarea mucho más delicada: la de conseguir el cierre de una fábrica que está contaminando el entorno. Así se lo propone y así lo hace: moviliza a sus amigos (e incluso a su lémur), traza un plan y pasa a la acción. Tendrá que enfrentarse a los malos, que no son otros que políticos y empresarios con intereses económicos y a los que no le importan los residuos tóxicos. Resulta significativo cómo el cuidado del Medio Ambiente se convierte en una causa lo suficientemente poderosa como para movilizar a un niño de nueve años. Y aquí está la grandeza de esta novela: el compromiso –e insisto en esa palabra: el compromiso- de un chaval con su entorno, con el planeta y con los animales. ¡Bravo! Podríamos llamarla una novela verde si no tuviera connotaciones negativas, aunque lo es: es una historia con una enseñanza clara. El Medio Ambiente nos necesita, a todos, a los mayores y a los niños. Y el mensaje llega casi sin darnos cuenta porque los autores vuelven a tirar de humor, de aventuras y de un ritmo vertiginoso para atrapar al lector. Los dibujos de Sergi Cámara –ya somos incapaces de imaginarnos las caras de los personajes de otra forma- son el complemento perfecto para estas historietas. De esta serie valoro su lenguaje correcto y elaborado, sus tramas con las que se pretende sensibilizar y ese barniz de acción frenética que mantiene al niño pegado a la lectura. Uno termina la historia con la sensación de que está todo condensado, de que tendría enjundia suficiente para haber ocupado más páginas. A estas alturas, uno sólo puede esperar una nueva entrega de las aventuras de Arman para meterse de cabeza es este estimulante universo. Daniel Blanco @_DanielBlanco  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: