Reseña: “Desconexión” de Neil Shusterman

Desconexión, Serie Desconexión, 1 Neal Shusterman, 2012 Traducido: Adolfo Muñoz Editorial: Anaya Páginas: 416 ISBN: 978-84-678-2939-6 Género: Juvenil (+14), novela, juvenil, fantasía, distopía. Info (sobre 5): Amistad: 4  Diversidad: 3 Humor: 2 Romance: 2 Violencia: 3 Plan lector: se puede tratar en clase de ciencias el tema sobre la educación para la convivencia, así como la autoestima, la justicia y la amistad. cartel_desconexion (1) Sinopsis: ¿Qué harías si decidieran desconectarte? Connor, Risa y Lev tal vez consigan escapar..., pero ¿sobrevivirán? Tres vidas distintas. Una ley implacable. Un único final. Solo si llegan a los dieciocho podrán evitarlo. La Segunda Guerra Civil de Estados Unidos, también conocida como «Guerra Interna», fue un conflicto prolongado y sangriento que concluyó con una resolución escalofriante: la vida humana se considerará inviolable desde el momento de la concepción hasta que el niño cumpla los trece años, entre los trece y los dieciocho años de edad, sin embargo, los padres pueden decidir «abortar» a su hijo de modo retroactivo... con la condición de que el hijo, desde un punto de vista técnico, no muera. Al proceso por el cual se acaba con él al mismo tiempo que se le conserva con vida se le llama «desconexión». Actualmente, la desconexión es una práctica frecuente y socialmente aceptada. Opinión: Hay que ver lo que da de sí el género de las distopías. Todas las que he leído tienen algo que las hace parecerse, pero a la vez cada una de ellas tiene un toque que la hace particular. En todas ellas son los adolescentes quienes se rebelan contra el orden establecido, pero sobre todo se levantan ante las injusticias que está sufriendo el pueblo. Desconexión se diferencia de otras distopías que he leído porque el gobierno aprobó, años atrás, una ley para desconectar a los adolescentes que dan problemas. Es una forma sutil de muerte, aunque no llegas a morir del todo. Todos los miembros de tu cuerpo se “reutilizan” en otras personas. No está permitido abortar, pero sí que la sociedad puede quitar de en medio a todos aquellos jóvenes que no siguen las reglas. En esta situación se encuentran Connor, Risa y Lev. A cada uno de ellos se le va a desconectar por un motivo diferente, sin embargo consiguen huir de este destino tan desesperanzador. No voy a negar que la historia me haya parecido en algunos momentos cruel, pero en este caso es necesario para entender cómo es esta sociedad que rechaza ciertos comportamientos de la adolescencia. La sociedad va contra ellos. El autor no se corta ni un pelo cuando describe lo terrible que puede llegar a ser el momento de la desconexión, porque aunque “el paciente” no sienta dolor, está consciente durante el proceso, hasta que deja de ser la persona que eras. Por momentos se me encogía el estómago. Para ir acabando, esta es una novela con una trama que atrapa desde la primera página, que tiene los ingredientes para querer seguir con la saga. Porque con esta novela no acaba la historia. Aún quedan muchas cosas por saber. Leedla, y ya me decís. Anabel Botella @anabelbotella

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: