Reseña: El botones verde caqui, de Yann y Oliver Schwartz

El botones de verde caqui Yann (guion) y Oliver Schwartz (dibujo) Dibbuks Traducción: Diego Álvarez ISBN: 978-84-15850-66-3 64 páginas Género: Cómic, aventuras, bélico, humor Info (sobre 5): Amistad-5, Diversidad-5, Humor-3, Romance-2, Violencia-4 Edad recomendada: A partir de 14 años. El botones de verde caqui SINOPSIS
  1. Bruselas ha sido ocupada. Spirou es en ese momento botones del Hotel Moustic, que ha sido requisado por los alemanes. Fantasio trabaja para el periódico Le Soir y no paran de discutir la proximidad de uno u otro hacia el enemigo ocupador. Pero lo que Fantasio ignora es que Spirou, bajo el pseudónimo de Ardilla Valona, es un miembro muy activo de la resistencia belga. El coronel Helmut Von Knochen, principal inquilino del Hotel Moustic, sede actual de la Geheime Staatspolizei alemana, se encuentra a punto de lanzar una tremenda ofensiva para capturar a toda la resistencia belga. ¿Podrá Spirou llegar a tiempo para impedir esta diabólica redada? ¿Conseguirá escapar de las sospechas del coronel y de las garras de los nazis?
RESEÑA Spirou es uno de los personajes más míticos del cómic mundial. Con 77 años de vida, sigue manteniendo una vitalidad y una frescura envidiable. De hecho sigue contando con una serie regular de aventuras, actualmente a cargo de Vehlmann y Chivard, aunque han sido multitud los artistas, guionistas y dibujantes, que han estado al frente de la serie a lo largo de su trayectoria, siendo, tal vez, el más importante André Franquin, que a lo largo de veinte años definió al personaje tal y como lo conocemos hoy, además de haber creado a la mayoría de la deliciosa galería de secundarios que pueblan sus páginas. El álbum que nos ocupa pertenece a la colección Une aventure de Spirou et Fantasio par…, una colección de álbumes especiales con aventuras auto conclusivas que se alternan con la serie regular sin interferir con ella. Están a cargo de diferentes autores que pretenden ofrecer diferentes puntos de vista sobre el personaje, así como sus particulares homenajes. La aventura de El botones de verde caqui se sitúa durante la ocupación de Bruselas por el ejército alemán en 1942, durante la Segunda Guerra Mundial. Una historia repleta de acción, espías, clandestinidad y, cómo no, humor. Mucho humor. Pero aun así, sorprende la dureza y la violencia de algunos pasajes (tortura, bombardeos y enfrentamientos entre ejército y resistencia). A pesar de su carácter de aventura para todos los públicos, los autores no evitan mostrar la cara más terrible de la guerra. En el aspecto gráfico, el autor se acerca mucho al estilo de línea clara, más cercano al de Hergé en Tintín que al estilo de Franquin y la escuela de Marcinelle. De hecho, incluye muchas referencias al inmortal reportero rubio, incluso una escena en la que los miembros de la resistencia discuten si el personaje es colaboracionista o resistente. Es también justo destacar el gusto por el detalle y el cuidado en la ambientación. Sin ser un experto, se nota que la documentación ha sido exhaustiva en lo referente a uniformes, armas y vehículos. En fin, una muy recomendable lectura de un clásico inmortal.   Juanjo Grau @JuanjoGrau

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: