Reseña: El castillo ambulante, de Diana Wynne Jones

EL CASTILLO AMBULANTE Diana Wynne Jones Editorial BERENICE ISBN 9788496756397 352 Páginas Género: narrativa juvenil (+12), aventuras, fantasía, romance. Info (sobre 5): Amistad: 4 Diversidad: 2 Humor: 3 Romance: 3 Violencia: 1 howl's SINOPSIS: En el país de Ingary, donde las botas de siete leguas y las capas de invisibilidad existen de verdad, Sophie Hatter ha atraído la desagradable atención de la Bruja del Páramo, quien la hechiza con un maleficio que la convierte en una anciana. Con la firme determinación de hacer lo más adecuado, Sophie viaja al único lugar en el que cree que podrá encontrar ayuda, el castillo ambulante que merodea por las colinas cercanas. Pero el castillo pertenece al temible Mago Howl, que se alimenta, según dicen, de los corazones de jóvenes desprevenidas. Para deshacer el encantamiento, Sophie debe tratar con el caprichoso Howl, lograr un pacto con un demonio de fuego y encontrarse con la Bruja del Páramo. En el camino, Sophie descubrirá que hay más en Howl -y en ella- de lo que se ve a simple vista. OPINIÓN: Es probable que os suene el título que inicia esta reseña, aunque también es muy posible que lo reconozcáis por la película de animación de Hayao Miyazaki y no por la obra literaria que la inspiró. No pasa nada. Estamos a tiempo de solucionarlo. Pues aunque ciertamente la película de Mizayaki es preciosa, el libro contiene, como es casi irremediable que suceda, muchísimas tramas y momentos que o bien desaparecieron en su adaptación cinematográfica, o bien cambiaron para adaptarlo a un formato que requiere de contribuciones diferentes. Y es que Diana Wynne, autora cuyo literario mundo he tenido la suerte de conocer recientemente, escribe libros de fantasía, pero no de cualquier tipo de fantasía. Ella diseña, moldea, juega, vuelca y vuelve a voltear las mágicas tramas de sus libros de una forma hasta ahora desconocida para mi. Si generalmente la fantasía literaria suele seguir ciertas reglas con las que los lectores ya saben que van a jugar cuando se adentran a fondo en un libro, Diana parece haber decidido prescindir de ellas por completo. Pero claro, como bien ha dejado dicho la propia autora en varias ocasiones, si el mundo real en el que vivimos nos sorprende con cosas nuevas cada día, rompiendo lo que parecían reglas establecidas e inamovibles, ¿por qué no iba a hacer lo mismo, incluso más si cabe, un mundo imaginario en el que la fantasía es la característica imperante? Sophie, Howl y Calcifer como protagonistas de la historia, así como los personajes secundarios son complejos y atrayentes, te captan y atrapan al momento. Sus virtudes como sus defectos sólo consiguen enamorar aún más al lector. Pero no penséis en esta como una historia en la que los hechos se desarrollan por medio de magia y guiados por la fantasía, pues la fantasía tiene tal presencia que se vuelve una entidad en sí misma. Fantasía y realidad están entrelazadas de tal forma que es imposible separarlas. Sólo os diré una cosa para terminar. Me he enamorado de tal manera del mundo creado Diana Wynne que ya estoy leyendo los dos siguientes libros que componen la trilogía. Espero poder traéroslos pronto en siguientes números. Vanesa Hildy @vannessiya  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: