Reseña: “El libro de las camas”, de Sylvia Plath

El libro de las camas

Sylvia Plath, 1976

Ilustraciones de Quentin Blake y traducción de Marcial Souto

Editorial: Libros del Zorro Rojo

ISBN: 9788494247323

32 páginas

Género: Poesía (6-8): camas, diversión, humor

Info (sobre 5): Amistad: 5 Diversidad: 0 Romance: 0 Violencia: 0 Humor:5

portada

SINOPSIS:

 Hay muchos tipos de camas, ¿por qué contentarnos con una cama normal y corriente si podemos pasar la noche en una serie de camas la mar de entretenidas? Por ejemplo, en la cama tanque, o en la cama elefante. ¡Toda una aventura!

 OPINIÓN:

 El libro de las camas de Sylvia Plath es una verdadera maravilla. Aunque la autora es mayormente conocida por sus obras para adultos, también escribió para los más pequeños, aunque por desgracia estos poemas no vieron la luz mientras vivía y sus hijos no pudieron verlos publicados.

 Ya solamente con ver la portada es fácil enamorarse de este librito tan excepcional: un libro de tapa dura con una llamativa sobrecubierta plateada con letras e ilustración en azul marino y fucsia muy llamativos. Consigue a la perfección su propósito: que cojas el libro y lo abras cómo es por dentro y es entonces cuando no puedes cerrarlo hasta terminar, porque tanto el texto como las geniales ilustraciones de Quentin Blake te atrapan sin que te des cuenta.imagen

 Sylvia Plath decidió imaginarse muchos tipos de camas imposibles y jugar con ellas, presentándoselas a los lectores más jóvenes como un catálogo imposible del que poder seleccionar la que más les guste. Adentrarnos entre sus páginas es como entrar en un sueño en el que todo es posible y nada nos extraña; un sueño en el que lo más normal del mundo es encontrarnos con camas para trapecistas o camas submarinas con las que descubrir océanos; camas tanques con las que ir de aventuras con toda la comodidad del mundo y camas en las que mancharse no está mal visto porque son camas ideales para comer mermelada en ellas o que paseen sobre sus sábanas animales de pies embarrados.

 Al leerlo, todos tendremos una cama favorita, la mía sin duda es la cama elefante, en la que viajas como un rey porque vas en las alturas, puedes coger fruta de los árboles si te entra hambre, los tigres no te alcanzan porque están muy bajos y, lo mejor de todo, en las noches calurosas de verano, te puedes refrescar porque la trompa te tira agua.

 Una actividad muy divertida para hacer con los peques que lean este libro puede ser precisamente el imaginar cómo sería su cama loca ideal, qué características tendría, y no solo hablarlo, sino dibujarlo. Porque como hemos comentado, este libro no es solo genial por el texto, las divertidísimas y alocadas ilustraciones de Quentin Blake le dan el contrapunto ideal al largo poema. ¿Se atreverán nuestros jóvenes artistas a imitar a uno de los mejores ilustradores infantiles del mundo? ¡Seguro que sí!

 Elena Martínez Blanco

@ayalguita

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: