Reseña: “El pequeño Leo da Vinci y el arca perdida”, de Christian Gálvez

El pequeño Leo da Vinci y el arca perdida Christian Gálvez y Marina G. Torrús, 2016, ilustrado por Paul Urkijo Alijo Alfaguara 978-84-204-8216-3 129 páginas Infantil (+8): Amistad, compañerismo, misterio, aventuras, Historia, aprendizaje Info (sobre 5): Amistad: 5 Diversidad: 4 Romance: 1 Violencia: 3 Humor:5 portada el pequeño Leo  Sinopsis ¡Recuperar el Arca de la Alianza! Esa es la misión para la que una misteriosa orden de monjes ha pedido ayuda a Leo y sus amigos enviándoles una paloma mensajera. Pero ¡para eso tienen que ir a París! Con ayuda de Cuasi, que tiene una diarrea muy chunga; Nostradamus, un adivino al que le dan unos yuyus rarísimos, y Özer, un niño que oculta un secreto, la pandilla rastreará la ciudad del amor en busca de la reliquia. ¿Conseguirán encontrarla? ¡La salvación del mundo depende de ello! Y, además, agudiza al máximo tus neuronas y resuelve un montón de enigmas... Opinión Este libro es el octavo de la colección El Pequeño Leo Da Vinci. Y aunque tienen que ver unos con otros no es necesario haber leído los anteriores para seguir el hilo de la narración Para quien no conozca la serie el protagonista principal es Leo, un niño de ocho años, que le encanta inventar. Vive con sus abuelos en Vinci. Gracias a sus inventos él y sus amigos pueden salir victoriosos de muchas de sus aventuras y escapar de más de un peligro. No es el único personaje histórico. Leo va acompañado de Miguel Ángel y de Lisa, la chica más lista de Florencia. Los lectores tienen una guía con los personajes tanto de los principales como los nuevos, acompañados de una ilustración por lo que los más jóvenes en seguida podrán visualizarlos. En esta ocasión Leo recibe una carta en dónde los templarios le piden ayuda para poder recuperar el Arca. A priori podemos pensar que es mucha información para el público al que va dirigido pero nada más lejos de la realidad. Leo se irá de viaje con sus abuelos a Paris para desentrañar el misterio. En su aventura conocerán  a Nostradamus, Juanita de Arco, Cuasi, los templarios…. Con las conversaciones de nuestros protagonistas con los personajes que van apareciendo iremos conociendo datos históricos. Lo único que puede confundir un poco es que alguno de los inventos no los hizo realmente Leonardo da Vinci. Pero también esto puede tener una doble función y es que los niños investiguen realmente cuales son los auténticos. Es una forma amena de ir introduciendo Historia. No está ambientado en nuestra época, pero para que los niños noten más cercana la historia sí que en los diálogos existen expresiones y muletillas más actuales. Y todo tiene un toque humorístico. Al final del libro encontramos actividades: crucigramas relacionados con la historia, en este caso con Francia, recetas, cómo hacer una calculadora ( este me ha parecido muy original) y problemas matemáticos. Una lectura bastante recomendable y con la que se seguro se pasará un rato divertido. Rocío Carralón Moreno @RocioCarralon  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: