Reseña: Electro, de Javier Ruescas y Manu Carbajo

ELECTRO Javier Ruescas y Manu Carbajo. Primera entrega de una trilogía. Editorial: Edebé. 2015. ISBN: 978-84-6787-145-6. Número de páginas: 320. Tapa blanda. Género: Novela distópica. A partir de 12 años. Info (sobre 5). Amistad: 3. Diversidad: 2. Romance: 3. Violencia: 4. Humor: 2. Plan Lector: Una novela perfecta para hablar de la supervivencia de la especie (humana, claro), y de los límites morales en las situaciones de máximo peligro. ELECTRO SINOPSIS A sus diecisiete años, Ray sueña con marcharse a la universidad y salir de Origen, el pueblo en el que ha crecido. Pero una mañana, al despertar, descubre que el mundo que conocía ha dejado de existir. No queda nadie: ni sus padres, ni sus amigos, ni sus vecinos, y en esta nueva realidad los humanos ya no son las criaturas más poderosas del planeta. ¿Qué ha sucedido? ¿Dónde está todo el mundo? ¿Por qué parece que han pasado años desde la última vez que se fue a dormir? Para sobrevivir, Ray deberá confiar en Eden, una joven fugitiva curtida en la batalla cuyo corazón depende de energía externa para seguir latiendo. Guiados por un misterioso diario, emprenderán juntos un viaje lleno de peligros en busca de respuestas sin saber que algunos secretos es mejor que permanezcan enterrados para siempre.   OPINIÓN PERSONAL Javier Ruescas y Manu Carbajo son muy efectistas y, además, conocen a la perfección el género distópico. Electro no deja de ser un homenaje patrio a esos mundos peligrosos en los que el ser humano debe adaptarse a circunstancias adversas, a enemigos impensables, a su posible extinción. Los autores, y eso se ve desde el principio, tienen clara la reacción que quieren provocar en el lector: el desasosiego, la amenaza constante y, sobre todo, las ganas de entender ese nuevo mundo en el que se ha despertado Ray, el joven héroe, y que nosotros vamos a ir conociendo a la vez que él. Con un arranque álgido (y que bebe de la fórmula clásica de los best-sellers), empezamos no sólo a comprobar que Origen, la ciudad en la que se ambienta la novela –al menos en las primeras páginas-, ha quedado abandonada sino que hay nuevos habitantes poblando la Tierra. Ruescas y Carbajo no se cortan: añaden criaturas absolutamente aterradoras, un juego temporal presente-pasado que funciona muy bien, y una política de supervivencia peculiar. No se esperen grandes reflexiones ni profundidades varias ni debates sesudos, porque no los hay. Electro da lo que promete: ritmo vertiginoso y entretenimiento distópico. Es una lectura ágil en un universo complejísimo, en el que, con sólo pensar un poco, podemos encontrar guiños a otras referencias literarias y cinematográficas. Después de leerla, uno sólo puede rezar para que consigan salir del berenjenal narrativo y argumental en el que se han metido con Electro y que en las dos próximas entregas de la sala se revuelvan los inquietantes enigmas y se ponga orden a todo el caos, y también, que podamos seguir conociendo a los personajes, de los que sólo tenemos pequeños esbozos. Pues eso, ¡a seguir leyendo! Daniel Blanco @_DanielBlanco        

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: