Reseña: Éramos mentirosos, de Lockhart

ÉRAMOS MENTIROSOS Lockhart. Traducido por Montse Batista, 2015 Editorial Salamandra (Blue). ISBN: 9788416555000 283 páginas Género: novela juvenil (+14), Info (sobre 5): Amistad: 5 Diversidad: 0 Romance: 2 Violencia: 1 Humor: 0 eramosmentirososportada SINOPSIS: Una isla privada. Una ilustre y conocida familia de Nueva Inglaterra. Un grupo de cuatro amigos —los Mentirosos— cuya amistad se vuelve destructiva. Una rebelión. Un accidente. Un secreto. Mentiras y más mentiras. Amor verdadero. Y, por fin, la verdad. Ésta es la bellísima y terrible historia de una familia perfecta que se sostiene sobre pilares de peligrosa fragilidad. A lo largo del relato se van desvelando las piezas de un rompecabezas que formarán un mosaico de personajes fascinante, donde los prejuicios y el egoísmo son los peores enemigos de la armonía y la felicidad. RESEÑA: A hombros de un estilo muy particular y recargado que podrá cautivar a las lectoras más románticas, ávidas de subrayado de frases lapidarias, la historia se centra en Caddy Sinclair, cuya realidad puede quedar un poco alejada del lector medio (es rica, americana y su familia posee una isla privada) pero cuyos sentimientos y la forma de expresarlos probablemente sean comprendidos por cualquier adolescente independientemente del lugar del mundo en el que viva. A pesar de partir de una premisa un tanto extraña, entendiendo el concepto “extraño” como poco habitual, la obra puede considerarse una novela de aprendizaje, en la que la protagonista va vagando entre recuerdos y realidades hasta descubrir una verdad que se le escapa. El descubrimiento de esta verdad constituirá finalmente su paso de la adolescencia a la madurez. El hecho de estar contada en primera persona logra distraer la atención en numerosas ocasiones y da lugar a numerosas reflexiones que, seguramente, sean del gusto del lector adolescente, puesto que ponen en alza los temas y preocupaciones típicos de la edad. El personaje mejor trazado es la protagonista, Caddy, el resto está compuesto por su familia y se pueden dividir en dos grandes grupos: los adultos y los adolescentes; cada uno tiene sus particularidades pero, en realidad, se mueven como una masa homogénea teñida por completo de la subjetividad de Caddy; aunque sí es cierto que el grupo de personajes adultos queda finalmente retratado con mayor lógica y mayor realismo, comprendiendo finalmente el lector al final de la novela las motivaciones que mueven la mayoría de sus acciones a lo largo de la historia. El grupo de adolescentes, sin embargo, a pesar de que cada uno tiene una personalidad, queda algo desdibujado; sin embargo, no resulta un gran problema puesto que su rol queda justificado hacia el final de la novela, por motivos de trama, consiguiendo finalmente el efecto de irrealidad deseado. Una novela que encantará a jóvenes lectoras con alma romántica (aunque no, necesariamente, con sed de romance) que busquen encontrarse a sí mismas en personajes opuestos a ellas. Fer Alcalá (@ferlocke)

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: