Reseña: La ciudad cerrada, de Ryan Graudin

LA CIUDAD CERRADA Ryan Graudin, 2015 Traducción: Ana Alcaina Pérez Editorial: Montena. Serie: Infinita Plus. ISBN: 9788490436004. Páginas: 192. Género: novela. (+14): Aventuras, supervivencia, distopía. Info (sobre 5): Amistad: 4 Diversidad: 3 Romance: 4 Violencia: 3 Humor: 2. LA CIUDAD CERRADA SINOPSIS Hay tres reglas de supervivencia en la ciudad cerrada: Correr rápido. No confiar en nadie. Y llevar siempre encima un cuchillo. Jin, Mei Yee y Dai viven en la Ciudad Amurallada, un laberinto sin ley dirigido por los señores del crimen e invadido por bandas callejeras. Para sobrevivir, los jóvenes venden droga o trabajan en burdeles, o quizá, como Jin, se ocultan del radar que los puede localizar. Sin embargo, cuando Dai le ofrece la oportunidad de encontrar a su hermana perdida, Mei Yee, comienza una impresionante carrera contrarreloj para poder escapar de la Ciudad Amurallada. La cuenta atrás ha comenzado. Sólo quedan 18 días. OPINIÓN Es uno de los debates habituales en torno a la literatura juvenil: ¿hay que mostrarles a los chavales la crueldad del mundo para que se vayan acostumbrando o es mejor apostar por la inocencia y por las historias blancas? Pues, como dicen los anglosajones, fifty fifty o, como decimos nosotros, mitad y mitad. Y esto parece haberlo entendido a la perfección Ryan Graudin con su novela distópica La ciudad cerrada, en la que retrata un mundo oscuro, habitado por lo peor de la sociedad y de donde un grupo de jóvenes querrá escapar. La delicadeza es asombrosa: habla de un burdel pero no se regodea, nos presenta a ladrones y a malhechores, pero enseña por qué han llegado a convertirse en eso, y nos pasea por un mundo lleno de desperdicios y de inseguridad, para que también nosotros deseemos escaparnos de ahí. Esta novela, que se enmarca dentro de esa literatura que habla sin tapujos de la tiranía del poder o de las drogas, tiene claro su objetivo: concienciar, mostrar los peligros, alertar. Padres, profesores y gente respetable, no se asusten con esta novela que, aunque el tema es delicado y peligroso, tanto como viajar de noche por una zona conflictiva con un Iphone en la mano, Ryan consigue su objetivo, que es el de asustarnos porque La ciudad cerrada está inspirada en un lugar que existió realmente hasta hace veinte años. Es una historia que empieza en un punto álgido y no pisa el freno en ningún momento. Tiene, además, una estructura peculiar, porque está narrada en primera persona por cada uno de los tres protagonistas, lo que hace que la acción vaya enlazándose, como una cadeneta. En esta novela no cabe la inocencia. El lector disfruta de esta historia bien contada, pero no puede evitar arrugar el ceño ante el universo tan terrible que plantea, donde hay padres que venden a sus hijos, delincuentes que no levantan un pie del suelo y gente dispuesta a hacer lo que sea por un plato de comida. La literatura también tiene esta función: la de denunciar, la de poner el foco en la cara amarga de la vida. Daniel Blanco @_DanielBlanco  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: