Reseña: “La llamada de lo salvaje” de Jack London

La llamada de lo salvaje Jack London Javier Olivares (Ilustrador) Nórdica 176 páginas ISBN: 978-84-16440-48-1 Género: novela ilustrada (+16): aventuras, naturaleza, viajes. Info (sobre 5): Amistad: 4  Diversidad: 0  Romance: 0  Violencia:4  Humor: 0 la-llamada-de-lo-salvaje SINOPSIS: La llamada de lo salvaje es una historia de aventuras, protagonizada por Buck, un joven perro al que utilizan para arrastrar el cargamento de unos buscadores de oro. En el trayecto hacia las inhóspitas tierras de Alaska, Buck se enfrentará a numerosos peligros: cambiará de amo en numerosas ocasiones, experimentará el salvaje trato que la Naturaleza otorga a los hombres y a los animales, pero también encontrará la amistad de otros perros que como él tratan de sobrevivir entre el frío y la nieve, a la espera de que sus amos consigan el éxito esperado. Durante el viaje, Buck sentirá la llamada de lo salvaje, de los instintos ancestrales que una vez su raza tuvo y que la domesticación a manos del hombre ha eliminado. La búsqueda de sí mismo, de sus raíces, nos habla de un libro más profundo de lo que aparenta.   OPINIÓN: Jack London viajó de joven a Alaska, atravesando las densas llanuras de Canadá y el Yukón en busca de oro. Tras el fracaso de su expedición, regresó de nuevo a Estados Unidos enfermo y con muchas ideas en la cabeza para escribir. La llamada de lo salvaje es fruto de esa experiencia. Con un aparente sencillo lenguaje, London atrapa al lector en esta novela desde el principio. Para ello se vale de una narración en tercera persona, que nos va guiando en el trayecto que el perro Buck emprende desde Estados Unidos hasta Alaska. Toda la atención de la trama se centra en los sentimientos, instintos y contradicciones que Buck experimenta a lo largo de la narración, logrando que el lector descienda su mirada a los ojos del perro para ver, como él, un mundo que a veces no es tan amable como creemos. La tesis de fondo no es otra que una llamada de atención a la sociedad moderna, un canto a la libertad ancestral de los ritos y tradiciones de los pueblos humanos. La conexión con la Naturaleza está patente en todo momento y se manifiesta en el lento pero inexorable cambio que Buck padece: de ser un joven perro acomodado a la vida de un rico juez a tener que luchar por sobrevivir junto con otros perros en medio de campos helados. En el continuo contacto con las formas salvajes de vida, Buck se desprende de todo lo superfluo: madura, se vuelve independiente, seguro de sí mismo. Establece una fuerte relación con John Thornton, el único hombre que realmente lo ha tratado bien. En el último viaje a Alaska que inicia junto a Thornton, Buck experimenta una catarsis que lo devuelve a lo profundo del bosque helado, desde donde una vez su estirpe salió al encuentro con el ser humano. Antonio Sanz Egea  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: