Reseña: La Rosieta, de Inés Díaz Arriero

LA ROSIETA Inés Díaz Arriero, 2016. Editorial: CreateSpace. ISBN: 978-1530449637 268 páginas. Género: Novela (+10): acoso escolar, superación, arte. Info (sobre 5): Amistad: 4. Diversidad: 5. Romance: 0. Violencia: 0. Humor: 2. la-rosieta SINOPSIS Rosie es una niña de diez años con raíces británicas y con un físico que destaca entre el resto de los niños de su colegio en Madrid. Es una estudiante modelo y posee una gran habilidad para la pintura, lo que hace que no sea muy popular. Al poco de empezar quinto de primaria y de manera inesperada, Gonzalo, un compañero de clase, empezará a meterse con ella. Sin comprender el motivo de sus burlas y a medida que estas suben de crueldad, Rosie comenzará a caer en una espiral de autodestrucción que le llevará a la soledad más absoluta donde sólo hallará consuelo en la pintura de Salvador Dalí. Lo que Rosie no sabía era que el pintor acabaría salvándole la vida…   OPINIÓN Rosie ha tenido ‘la mala suerte’ de nacer diferente: es pelirroja y su cara está llena de pecas. Y para colmo, saca buenas notas. (Fíjense, y noten la ironía, qué mala pata). Lo que unos interpretan como un toque de originalidad, otros creen que es absolutamente insoportable y se ceban con ella. La Rosieta, de la escritora Inés Díaz Arriero, narra la historia de un acoso, de una tristeza, de una batalla perdida de antemano, porque ¿quién sabe cómo enfrentarse a la crueldad de los demás? ¿Quién es tan fuerte como para que los insultos no le afecten? Rosie, nuestra protagonista, empieza a sufrir ataques por parte de otro compañero de clase, Gonzalo. Y ése no es el único obstáculo al que tiene que enfrentarse, porque, además, sus compañeros se escudan en el silencio y los profesores –la mayoría- no ven nada raro, o no quieren verlo. La Rosieta es también una historia sobre la maravillosa virtud de pedir ayuda, sobre el poder salvador del arte, sobre la luz al final del túnel. Os confieso que me parece complicadísimo eso de hablar de acoso escolar sin caer en los tópicos, en los artificial o en lo puramente dramático, pero la autora, ¡qué acierto!, ha sabido cómo abordar los temas de una forma honesta, humana y, sobre todo, muy efectista. Entendemos a Rosie, compartimos su infierno, y eso se agradece. Se lee con emoción, porque sus páginas están escritas con sumo cuidado, con una gran capacidad para conectar con todos los implicados en un caso de acoso: alumnos, padres y profesores. Inés Díaz Arriero resuelve con soltura la trama, aunque cuenta con la ayuda del arte y del genial Salvador Dalí. El mensaje, como debe ser en estos casos, es: denuncia al acosador, no lo encubras, pide ayuda. Y sobre todo, no es culpa tuya que te acosen. Ella, la autora, lo cuenta muy bonito, en una historia que mantiene un ritmo constante, narrado con pulcritud y desarrollado con soltura. Lean este libro, porque el acoso a estas edades hay que mirarlo a los ojos, saber que existe y no soportarlo. Daniel Blanco @_DanielBlanco  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: