REseña: Los loros no sabe nadar, de Daniel Nesquens

Los loros no saben nadar         Daniel Nesquens. Ilustrado por Pau Valls, 2015 Sopa de Libros. Anaya. ISBN: 9788467871418 95 páginas Género: novela infantil (+10), Info (sobre 5): Amistad: 5 Diversidad: 4 Romance: 0 Violencia: 0 Humor: 5 portada_loslorosnosabennadar SINOPSIS: David, que tiene casi once años y un apellido que nadie dice bien a la primera, ha decidido comenzar a escribir. Aunque es joven, tiene cosas interesantes que contar. Así conoceremos, entre otros, a Roberto, su mejor amigo, bastante callado y dueño de un particular loro; a Chandani, su compañera de clase y campeona de esgrima; a Guillermoprieto, que vio al fantasma de su abuelo… RESEÑA: Esta novela tiene sabor a infancia. Escrita en primera persona, desde el momento que la abres, su lenguaje, la manera tan directa que tiene el protagonista, David, de narrar (casi sin hacerse preguntas pero, al mismo tiempo, haciéndose todas las del mundo) es prácticamente un canto a la infancia universal, la que no entiende de pasados ni de futuros sino que vive en un constante presente. Desde luego, esa imagen junto a la voz del narrador y las ilustraciones de Pau Valls se convierten sin lugar a dudas en uno de los puntos fuertes de la novela. El segundo punto fuerte son sus personajes. Si bien es cierto que todo está contado desde el punto de vista de David «de apellido impronunciable», cada capítulo está prácticamente centrado en uno de sus compañeros de clase, a cada cual más original y único, aunque siempre, siempre rodeados de un halo brillante de realidad. El germen del siguiente capítulo va apareciendo poco a poco en el anterior y, así, hasta llegar a un final que cierra a la perfección, que contiene la frase que da título a la novela y que, en ese contexto, tiene el mayor sentido del mundo. ¿Por qué? Porque toda la novela rezuma extrañamiento, tanto literario como el mismo extrañamiento que nos produce el mundo a medida que vamos creciendo; un mundo del que carecemos de todos los datos (o nos los inventamos) para llegar a comprenderlo del todo pero que, aun así, nos satisface y nos obliga a hacernos todavía más preguntas. Sin lugar a dudas, esta es una novela que recomiendo tanto para su lectura en clase como para su lectura en el tiempo libre. Su estilo directo no diezma ni un ápice su originalidad ni su complejidad temática y estructural. Igualmente, la voz del narrador es la voz de cualquier niño de su edad, ha sido también la nuestra en su momento. Esta novela destila nostalgia porque, al mismo tiempo que es actual, tiene una atemporalidad que recuerda a los clásicos de la literatura infantil de décadas pasadas y que siempre están en nuestra memoria: una gran elección tanto para los más pequeños a partir de diez años como para un adulto que quiera volver a ver el mundo a través de los ojos de la infancia. Fer Alcalá (@ferlocke)

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: