Reseña: Ojos azules en Kabul, de Anabel Botella

OJOS AZULES EN KABUL Anabel Botella, 2013 Editorial: Plataforma Neo. ISBN: 978-84-15750-62-8. Páginas: 370. Género: novela. (+14): Superación, supervivencia, diferentes culturas. Info (sobre 5): Amistad: 4 Diversidad: 5 Romance: 2 Violencia: 3 Humor: 0. OJOS AZULES EN KABUL SINOPSIS A Saira nunca le ha gustado su aspecto. Es rubia, tiene los ojos azules y todos la llaman kharami, o lo que es lo mismo, bastarda. Vive en Afganistán con su hermana, su madre y su abuelo, y cree tener ocho años. Cuando Ramin −un hombre cruel y fiel seguidor de los talibanes− entra en su vida, la desgracia se cierne sobre su familia para siempre. Pero no todo está perdido para Saira. La pequeña logra viajar a Valencia gracias a las tropas españolas y crece envuelta en el cariño de su familia de acogida, aunque las pesadillas de su pasado no dejan de visitarla. Cuando Pablo le ofrezca la posibilidad de abrirse al amor, ¿conseguirá sanar las heridas de su niñez y empezar a ser feliz? OPINIÓN Ojalá todos los escritores tuviéramos en nuestra producción literaria un libro tan potente, con tanto corazón y con un mensaje tan esperanzador como éste. Podría ser envidia, pero no, es admiración, porque Anabel Botella da, con Ojos azules en Kabul, una lección de generosidad, de superación personal y de garra narrativa con la emocionante historia de Saira, esa niña diferente, de nueve años y que ha nacido en Afganistán, donde las mujeres son tratadas como objetos, y que deberá emigrar para sobrevivir, para buscar la felicidad. Es la literatura juvenil de los valores, de la superación y de las segundas oportunidades, es la literatura que abre los ojos –de todos los colores: azules, verdes y negros- y remueve conciencias, es la literatura que se lee con el estómago y que duele. Sí, hay un tipo de novelas, como ésta, que hacen temblar, que nos coloca frente a la cara más amarga de la vida, pero no desde el pesimismo sino desde la valentía. La autora sabe que lo importante de Ojos azules en Kabul es la historia, y todo está a su merced: el estilo, los personajes, el ritmo, trabajados desde la sencillez y tremendamente efectivos. El estilo, claro y directo; los personajes, humanizados y conocidos a través del sufrimiento y de la esperanza; y el ritmo, constante e imparable. Y destaco, por su precisión y por la investigación que hay detrás, la ambientación. La historia nos muestra, con toda su dureza, la crueldad de una cultura, sus matices y sus valores. Y los ojos se nos quedan como platos ante ciertas costumbres, ante el sufrimiento al que Saira, como otras muchas niñas, se ven sometidas frente la pasividad del primer mundo. Y es esta verdad lo que le da a la novela una nueva dimensión, un valor añadido. Presten especial atención a los secundarios y convénzanse de que el amor –en general– lo cura todo y a todos. Anabel Botella nos hace sufrir para después darnos el bálsamo. Porque hay historia que te dejan con un suspiro. Ay. Daniel Blanco @_DanielBlanco  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: