Reseña: “Paula Crusoe 3. Jungla urbana”, de Mathilde Domecq

Paula Crusoe. 3-Jungla Urbana Mathilde Domecq Traducción: Fabián Rodríguez Piastri Dibbuks ISBN: 978-84-16507-20-7 96 páginas Género: Cómic, aventuras, infantil y juvenil (+8). Info (sobre 5): Amistad-5, Diversidad-3, Humor-3, Romance-3, Violencia-2 paula-crusoe-3 SINOPSIS: Ana llega a la isla justo cuando toda la familia decide echarse a la mar. Pero la gran balsa que costó tanto construir se parte en dos, y cada grupo acaba derivando por separado… Las niñas quedan separadas de los demás. ¿Serán capaces de reunirse todos de nuevo? ¿Qué aventuras esperan a nuestros náufragos? OPINIÓN: Tercera parte, y conclusión, de las aventuras de Paula y su familia. Por fin conoceremos el desenlace de las peripecias que tan en vilo nos han tenido. La acción arranca donde había quedado al final del tomo anterior. Los náufragos se han marchado de la isla en la balsa justo cuando Ana (la madre) y Daniel (el marinero que la ayudó) han llegado a ella. Pero este arranque, ya de por sí poco prometedor con vistas a un feliz desenlace, solo es el principio de un cúmulo de desafortunadas peripecias que nos van a encoger el corazón aún más. De entrada, nada más empezar, un desafortunado incidente provoca la separación de los náufragos de la balsa. Sin ánimo de destripar nada, habrá un momento donde todos y cada uno de ellos vayan por su cuenta sin tener ninguna manera de saber nada de los demás. Pero estamos hablando de una obra infantil y, como es de esperar, todo tendrá un desenlace feliz para todos, aunque con un sorprendente giro final nada convencional. En este tramo de aventura es donde, tal vez, se desarrollan los acontecimientos más trepidantes, aunque sin resultar precipitados. Yo, por lo menos, no he tenido esa sensación. Es cierto que hay momentos en los que algunas cosas resultan un tanto increíbles, pero no inverosímiles ni forzadas. Estamos ante una historia de aventuras y las aventuras no pueden ser convencionales. El guion está construido con mucha habilidad, saltando de un personaje a otro sin que nunca dé la sensación de que ninguno queda abandonado (tal vez Ana, la madre, es la que juega un papel más secundario). Como se venía intuyendo desde los tomos anteriores, se aprecia un notable crecimiento en los personajes. En todos se ve una gran evolución y las consecuencias del aprendizaje forzoso al que las circunstancias les han sometido. Todos han aprendido a lidiar en mayor o menor medida con circunstancias tan duras como la soledad, la separación de tus seres queridos, la responsabilidad de cuidar de alguien que depende totalmente de ti, etc., lo que dota a esta obra de un calado y una profundidad insospechada y sorprendente en una obra dirigida a público infantil. Recomiendo encarecidamente su lectura no solo a los niños y niñas a quienes se dirige, que estoy seguro que disfrutarán muchísimo, sino a sus padres y madres, para que puedan aprovechar no solo la experiencia de su lectura conjunta, sino también la oportunidad de ahondar en temas difíciles de sacar en el día a día. En resumen, un más que digno cierre para una obra que, no lo dudo, está llamada a convertirse en un clásico.   Juanjo Grau @Juanjo Grau

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: