Reseña: “Planeta Willy” de Birte Müller

Planeta Willy Birte Müller, 2015 Traducido por Patric de San Pedro Editorial: Takatuka ISBN: 9788416003389 36 páginas Género: Álbum ilustrado (+3): Síndrome de Down, familia, amor Info (sobre 5): Amistad: 5 Diversidad: 5 Romance: 0 Violencia: 0 Humor:0 portada SINOPSIS: Willy viene de otro planeta y, aunque al nacer sus padres se pusieron tristes, pronto se dieron cuenta de que le querían igual. Juntos aprenden a comunicarse, a vivir un día a día en el que Willy hace las cosas de forma diferente a los demás niños de su alrededor y no siempre es comprendido, por ejemplo cuando quiere dar besitos a todos, sobre todo a las vacas. Pero Willy tiene una familia que le quiere y le da galletas, por eso Willy decide que nuestro planeta es mucho mejor que el suyo original y no se marcha de aquí.  OPINIÓN:  Planeta WIlly es un álbum ilustrado maravilloso. Por medio de la metáfora del niño extraterrestre, conocemos al pequeño Willy, hijo de la autora e ilustradora Birte Müller y que es un niño con Síndrome de Down. Mediante unas ilustraciones que reflejan los distintos estados de ánimo de los padres y el propio niño hasta la evolución durante su crecimiento, vamos conociendo a este niño tan especial y cariñoso que se quiere comer el mundo a besos. Me ha parecido un libro muy tierno y muy sencillo en su forma de explicar cómo es la vida y el día a día no solo de dibujo interiorun niño con Síndrome de Down, sino también de su familia, que vive en una constante montaña rusa de sentimientos, sufriendo con los problemas de salud pero celebrando cada éxito o cada meta superada. Nos explica también lo importante que es para el niño y su familia más cercana la ayuda y apoyo de todos cuantos les rodean, desde abuelos hasta profesores. Este libro es ideal para leer a los más peques en el cole o en familia para explicar, si algún niño con Síndrome de Down entra en su entorno o simplemente para explicarles que hay niños que no siempre son como ellos, que son tan normales como el resto de alumnos, pero que aprenden las cosas un poquito más despacio. ¿A quién no le gustan las galletas? Puede ser un puente para compartir sus gustos y que vean que aunque les parezcan extraños al principio, tienen un montón de cariño y simpatía para compartir con los que les rodean. El libro se presenta en tapa dura y en las guardas viene ilustrado el lenguaje de signos que emplea Willy para comunicarse, por lo que es una actividad estupenda para hacer en clase todos juntos y que vean que comunicarse como Willy puede ser muy divertido.  Elena Martínez Blanco @ayalguita

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: