Reseña: ¡Soy el lobo! de André

¡SOY EL LOBO! André , 2014 Traducido por Elena Gallo Krahe Editorial: Edelvives ISBN: 978-84-263-9383-8 40 Páginas Género: Álbum Ilustrado (+5) Info (sobre 5): Amistad: 3 Diversidad: 5 Romance: 0 Humor: 5 Violencia: 2 ¡Soy un lobo! SINOPSIS ¡Auuuuuuuuuuuuu! ¡Auuuuuuuuuuuuu! Pero bueno, ¿acaso no se me oye? Soy yo. ¡Soy el lobo! Y he venido a aterrorizar a esta niña. Mmmmm, pero parece que ella no está dispuesta a despertarse. Está claro que no sabe con quién se enfrenta. ¡Auuuuuuuuuuuuu! OPINIÓN PERSONAL Cada día es más sencillo reírse de lo que siempre nos ha aterrado y los libros ayudan a que conozcamos las maneras de hacerlo… bueno, no todos los libros, pero sí muchos de ellos. Este, desde luego, sirve no solo para que sintamos hasta cierta lástima por el pobre lobo, que acaba bastante vapuleado, sino para que además nos riamos de las pesadillas, los monstruos del armario y de muchas otras criaturas nocturnas que nos acompañan cuando dormimos… o eso creemos habitualmente. No os voy a descubrir a André Bouchard (espero), es uno de esos autores que siempre nos hace reír, tanto con sus extrañas y extravagantes ilustraciones como con sus textos cortos, gamberros, repletos de admiraciones, risas y onomatopeyas variadas que, en este caso, incluyen, aullidos, gruñidos, berridos, quejidos, murmuraciones y todo lo que se os pueda ocurrir, porque está. Tengo la sensación de que Bouchard se lo ha pasado muy bien realizando esta historia, ha jugado con los miedos y las pesadillas, con los clásicos en los que los lobos son los malos de la historia y con nietas y abuelitas capaces de liarla gordísima sin necesidad de despertarse. Y otra cosa más que me parece muy, muy importante de este álbum ilustrado. No es un álbum para leer en silencio y sin moverse del sitio, en serio, es un libro para desternillarse de risa, gritar como locos, aullar como una auténtica manada y sentir auténtica lástima por el lobo (o casi, que al final…). Lo que quiero decir es que este es un álbum para contar y escuchar, para que uno empiece a contarlo y lo acabe escuchando, para que se crucen los que aúllan y para que al final no se sepa quién lo estaba contando en voz alta (en serio, ¡en voz alta!, no vale susurrar ni hablar en bajito con esta historia) o quién lo estaba escuchando… tampoco sé si estamos ante un libro que valga para irse a la cama a dormir o si más bien es para todo lo contrario, porque uno casi acaba bailando al toparse con esta historia. Por cierto, si se cuenta, tiene que ser, a la fuerza, un cuento interactivo. No vale quedarse uno quieto o callado al atender a su lectura y… bueno, es un cuento que hay que contar haciendo un poco el loco, porque he intentando leerlo en voz alta, sin más y… bueno, no resulta, no sé si me entendéis. Ahora, si lo vives, si lo disfrutas y lo aúllas, es un cuento realmente fantástico para pasarlo de miedo en buena compañía. Muy recomendable para leer en buena compañía. Javier Fernández @Castillos_Aire  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: