Reseña: Sueños de piedra, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual

SUEÑOS DE PIEDRA Iria G. Parente y Selene M. Pascual, 2015 Editorial: Nocturna (Colección Literatura Mágica) ISBN: 9788494335471 573 páginas Género: novela juvenil (+14): magia, drama, abuso, crecimiento, amistad, romance Info (sobre 5): Amistad: 5 · Diversidad: 3 · Romance: 5 · Violencia: 4 · Humor: 3 sueños SINOPSIS: Érase una vez un reino muy, muy lejano donde un príncipe premió a un mago por ayudar a rescatar a una joven en apuros. Encantador. Lástima que nada de esto sea verdad. En realidad, el príncipe sueña con gloria y venganza; el mago, con que sus hechizos no sean siempre un desastre y la joven en apuros, con huir de un pasado que la atormenta... y del recuerdo del hombre al que ha matado. Érase una vez... OPINIÓN: Con un comienzo impactante, sin tapujos, las autoras nos muestran una realidad cruda, desnuda que, salvando las distancias pues el mundo en el que se desarrolla la trama (a simple vista) muy poco tiene que ver con el que vivimos, bien podría reflejar la realidad de muchas mujeres y muchos hombres que quizá no hayan tenido la suerte de haber nacido en un mundo plenamente desarrollado. A hombros de un estilo compacto y muy cinematográfico, la homogeneidad de estilos muy poco desvela sobre la técnica empleada por ambas autoras ya que la resolución técnica resulta impecable. Sin embargo, aunque es cierto que el estilo de la novela es un punto a su favor (sobre todo por su contemporaneidad), es el trasfondo de la misma lo que realmente hace esta obra especial y muy recomendable para ser leída por adolescentes de ambos sexos. Quizá el adjetivo que mejor la califica es el de «feminista», entendiendo el concepto como la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres en todos los aspectos de la vida y de la sociedad. El concepto de feminismo está tan arraigado en la trama que, a priori, podría parecer desdibujado puesto que la historia que nos cuentan las autoras, va hacia derroteros mucho más mágicos y sobrenaturales. Pero eso no debe engañarnos; es precisamente esa igualdad (y no sólo la igualdad entre sexos, sino la igualdad a secas entre, valga la redundancia, iguales) es el fin último que la novela pretende. También en sus personajes, ricos, con matices y evolución no sólo hacia el final de la historia sino, prácticamente en todos sus capítulos, encuentra esta novela uno de sus puntos fuertes. Lynne y Arthmael, sobre todo, se complementan a la perfección. A pesar de que son esos dos puntos de vista desde los que el lector conoce lo sucedido en la historia, en ningún momento resultan repetitivos o incoherentes. Sin esta forma de contar, esta novela sería algo muy distinto; por lo que la alternancia de ambos puntos de vista supone una opción inteligente desde las autoras y, sin lugar a dudas, muy interesante para el lector. Una novela cien por cien actual, que no pretende moralizar ni ser didáctica. Tan sólo mostrar una realidad que, aunque no sepamos verla, está ahí y que cualquier adolescente debería aprender a reconocer. La lectura de esta novela puede ser el primer paso. Absolutamente recomendada. Fer Alcalá @ferlocke  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: