Reseña: Un elefante un pelín inoportuno, de David Walliams

Un elefante un pelín inoportuno David Walliams y Tony Ross, 2015 Editorial: Beascoa ISBN: 9788448841836 32 páginas Género: Álbum ilustrado (+5): Animales Info (sobre 5): Amistad: 3 Diversidad: 2 Romance: 0 Violencia: 0 Humor: 2 portada Sinopsis: Es grande, azul, mandón y se presenta sin avisar. ¿Qué es? ¡Un elefante un pelín inoportuno, claro! Un divertido libro ilustrado creado por dos extraordinarios talentos. Opinión: Un elefante un pelín inoportuno nos enseña una importante lección: Siempre, siempre, ¡Siempre! Debemos leer la letra pequeña de todo aquello que firmamos, porque si no, nos podemos encontrar con situaciones tan desagradables o molestas como la que le ocurre al protagonista de este divertido álbum ilustrado: que se le presenta un enorme elefante en casa a vivir porque no se dio cuenta de que aceptaba su visita para quedarse con él tras firmar un papel aparentemente inofensivo. El autor nos cuenta con mucho humor todo lo que le ocurre al pequeño Sam desde la llegada del insoportable elefante al que ha adoptado sin saberlo: prácticamente debe estar todo el día pendiente de las necesidades de su nuevo “amigo”, porque tiene muy malas pulgas. El elefante exige atención constante, hace lo que le da la gana por la casa, como darse un baño inundando la bañera o pidiendo comida, muy copiosa, que debe por supuesto hacerle Sam. Cuando parece que las cosas no podían ir peor, la casa de Sam se ve ocupada por un montón de elefantes amigos del primero, que tienen todo el derecho a estar ahí al haber sido invitados, como figura en el contrato de “Adopta a un elefante” que Sam rellenó en el Zoo pensando que se trataba de una cosa, pero se encontró otra muy distinta por no imagenhaber leído realmente lo que ponía en la letra pequeña. El libro se presenta en tapa dura, con hojas de gramaje alto para que los niños puedan leer y releer este alocado libro en el que el elefante es el rey absoluto de la casa de Sam. Las ilustraciones de Tony Ross son muy divertidas, y reflejan aún más lo quisquilloso y antipático que es el elefante mediante las expresiones faciales, tan divertidas para los lectores. Lo único que no me ha gustado es que el elefante llama todo el tiempo ¡zoquete! al pobre Sam, cuando hace todo lo que puede, no me suena muy bien, pero bueno, es algo anecdótico que hace que el lector le coja todavía más manía al antipático animal, puesto que se identificarán con Sam sin duda. Es un libro que podemos leer a nuestros peques para reírnos, imaginando qué podríamos hacer si llegase un día un elefante a casa, o qué otro animal nos gustaría adoptar y por qué. No está mal hacer volar la imaginación de vez en cuando… ¡siempre que no olvidemos leer la letra pequeña! Elena Martínez Blanco @ayalguita  

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: