Una tarde de cine con… Cenicienta

CENICIENTA

de Kenneth Branagh

Desde que oí hablar de este proyecto por primera vez, me debatía entre el interés que me suscitaban tanto el director (¡Kenneth Branagh!) como el reparto, y el profundo hastío que, a priori, suponía que Disney revisara uno de sus clásicos. ¿Va a aportar algo nuevo?

Pero tras su estreno, y a la luz de las buenas críticas que me iban llegando, la balanza se fue decantando hacia el ladocenicienta cartel del interés. Y debo decir que no me arrepiento de haber cedido. La experiencia merece la pena.

La película ofrece lo que se espera de una producción Disney de estas características, es decir, un cuento de hadas puro y duro. Nada de reinventar la historia buscándole las vueltas y el lado tenebroso. Aquí todo es luz, magia, fantasía, la dosis justa de suspense y un final feliz.

Pero eso sí, todo muy cuidado y con gran calidad. Empezando por el reparto. Todos están extraordinarios en sus respectivos roles. Especialmente difícil lo tenía Lily James para componer una Cenicienta creíble en la aceptación de su situación sin resultar empalagosa, ñoña o increíblemente ingenua. Y creo que sale bastante airosa del reto. Yo, al menos, compro. Aunque admito que ya me tenía algo ganado desde Downton Abbey.

Pero quien merece destacar por su composición es, cómo no, la soberbia Cate Blanchett en su rol de madrastra. Para que una historia así funcione, el malvado tiene que ser notable. Y aquí lo es. Fascinante, magnética, compleja y, sobre todo, muy creíble. Además, todo ello servido con gran generosidad e inteligencia, actuando al servicio de la historia, no de sí misma, dejando espacio para que el resto de personajes respiren. No como otras maléficas de infausto recuerdo.

Aunque en este último apartado, gran parte del mérito es de un guion bien trabado que da el tiempo preciso al desarrollo de los personajes y sus relaciones para que las situaciones se sucedan de una manera natural y lógica.

cinderella cenicienta 2015 live action walt disney outfit vestuario personajes prince principe ella madrastra hermanastras madame (2)Y, por supuesto, la puesta en escena pone la guinda al pastel. Aunque esto no es una sorpresa. El director es… ¡Kenneth Branagh! (Ah, que ya lo había dicho). Aunque algunas de sus últimas películas no han tenido el éxito o la repercusión esperadas y a algunos nos han decepcionado bastante (ese Thor, por ejemplo), sigue siendo un cineasta que ha demostrado sobradamente que conoce su oficio. Y con esta Cenicienta vuelve a hacerlo.

En definitiva, si eres de los que disfrutan en una sala de cine con una historia bien contada, que te trata como un ser humano inteligente y sensible, esta película es una muy buena elección.

No busques nada más, porque tal vez no lo encuentres. Aunque a la vista de lo que nos ofrece la cartelera la mayoría de las ocasiones, no es poca cosa. Hay que permitir que nuestra parte de niño fantasioso tome las riendas de vez en cuando y dejarnos llevar por la magia. Y creer que el mundo puede ser como tiene que ser.

Juanjo Grau (@JuanjoGrau)

Be the first to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: